April 21, 2000


Mensaje de Pascua del Obispo Gilberto Chavez

Feliz Pascua de Resurrección!

"Aleluya, Aleluya: El Señor ha resucitado". Hoy celebramos de un modo singular el anuncio de la Pascua de la Resurección. Cristo, clavado en la Cruz y muerto, ha resucitado para vencer la maldad, el pecado, la muerte y el sufrimiento. Desde ese domingo de Resurrección estamos invitados a considerar al mundo de manera nueva. En realidad la Verdad de Dios ha vencido la maldad, ignorancia y miedo del ser humano.

Los primeros Apóstoles predicaron a Cristo Resucitado. También nosotros debemos enfocar nuestras vidas, deseos y ambiciones desde esa realidad y vivir intensamente la Resurrección de Cristo. Todo lo ordinario de la VIDA como el trabajo, la familia, el recreo, la comunidad, la justicia, la fe, la paz y la alegría deben verse de otra manera con los ojos puestos en la Resurrección. Todo debe elevarse para unir nuestra débil vida a la vida maravillosa de Jesús Resucitado.

Esto significa que somos hijos de Dios y no solamente hijos del mundo pecador. Tenemos la vocación de llenar todo, pero llenar todo de la vida y la luz de Cristo Resucitado. Platicando con una señora triste y solitaria le decía que todos tenemos problemas porque todos somos humanos y en realidad débiles. En otras palabras en cada persona radica un mundo de desafíos, problemas y fantasías. Y la solución no está en buscar el alivio en nosotros, pues sabemos que somos débiles. La solución está en aceptar otra vida superior a nosotros que es la Vida de Jesús. Con el Señor vamos a caminar ya no solos y sin rumbo. Con Jesús vamos a cambiar, como lo hicieron los Apóstoles y los discípulos. Todos estamos invitados a dejar el sepulcro vacío, al viejo hombre para asumir la vida de Jesús.

La Pascua de la Resurrección es una invitación divina para aceptar una vida nueva. Millones de personas han dejado vicios, drogas, alcohol, mentiras y maldad para convertirse en personas nuevas con un nuevo espíritu.

En esta Pascua los invitamos a que sigan buscando y celebrando la Resurrección de Cristo con gran fe y perdón. El Papa, en este año Santo Jubilar del 2000 ha pedido perdón por los pecados de la iglesia que son Las Cruzadas, La Inquisición y el Antisemitismo. El Santo Padre reconoce que hemos pecado, que es nuestra tumba, para resucitar con un nuevo espíritu de fraternidad.

Este Domingo, que gocen con la familia, con los amigos, las amistades y la comunidad. Que piensen y digan como un discípulo de nuestros tiempos, el gran líder César Chávez, "si se puede" superarse luchando por la justicia y la fraternidad. Espero en Dios que todos gocemos con comida especial, vestidos, con gran colorido esta fiesta que nos brinda un nuevo Espíritu y Vida, "Aleluya".

Gilberto E. Chavez
Obispo Auxiliar de San Diego

Regrese a la Portada