April 20, 2001

Encienda Una Vela
Mons. Jim Lisante
Director de The Christophers

Nuestros Héroes de Cada Día

Hace unos años atrás mi madre fue operada del corazón. Iba a ser una operación difícil. Después que la llevaron a la sala de operaciones, el cirujano vino y nos dijo que nos fuéramos a casa. El nos llamaría cuando terminara. Mi padre decidió quedarse, pero mis hermanas y yo seguimos el consejo del médico.

La espera fue interminable. Y en medio de la ansiedad mis hermanas y yo nos pusimos a ver viejas fotos del álbum de familia. Y allí estaban las fotos de mis padres, de 40 y 50 años atrás. Se los veía tan bien. Mi madre tan joven y atractiva. Casi nunca pensamos que nuestros padres son personas atractivas porque, después de todo, son nuestra madre y nuestro padre. Pero en las fotos del album mis padres se veían tan jóvenes y llenos de vida.

Algunas horas más tarde sonó el teléfono. La operación había acabado y podíamos ir a ver a mi madre en la unidad Terapia Intensiva. Fuimos y cuando la vi la encontré tan desmejorada —además, el sonido del aparato respirador me heló la sangre. De pronto las fotos del álbum volvieron a mi mente, y me pregunté qué pasó con aquella mujer joven y encantadora. ¿Qué es lo que consumió esa vitalidad?

Nuestros padres se sacrifican por nosotros todos los días del año. No esperemos por el Día de las Madres o el Día de los Padres, para expresar nuestra gratitud. Aprovechemos cada oportunidad para dejarles saber que, en este mundo de pocos héroes, ellos siguen siendo nuestros héroes de cada día.

Para recibir una copia gratis del folleto S-195 "Por nuestros niños" escriba a The Christopher, 12 East 48th Street, New York, NY 10017.

Regrese a la Portada