April 18, 2003

STOMP: Un viaje a través de los latidos del mundo

Por: Mariana Martinez

El prematuro atardecer cubre Tijuana mientras me dirijo al cine Omnimax en el CECUT.

Al llegar al vestíbulo me sumerjo en tambores y bailarinas, cuyo sonido rebota en las paredes convexas de “la bola”.

La gente al pasar, inevitablemente mueve los pies o la cabeza al ritmo pegajoso, algunos con ritmo y otros sin él, pero todos perecen ante la música.

Vamos hacía el cine, algunos aún moviéndose mientras subimos una empinada escalera.

Oscuridad.

Una cara enorme que inunda la pantalla.

Ningún diálogo, sólo música y baile.

La película dice aplaude; bota una pelota; mueve la lengua; o golpea una botella con agua; sumérgete en el mar y suena entre burbujas, intenta todo, haz ruido y sobre todo, compártelo.

Pulse, la nueva película de STOMP es un recorrido por los latidos de la percusión mundial: Desde los percusionistas japoneses Kodo, hasta una caminata por el carnaval de Brasil con el grupo Timbalada, pasando por los encargados de tocar las campanas en la catedral de Winchester y los bailarines de Hip Hop de la Ciudad de Nueva York la película explora las increíbles similitudes entre los ritmos modernos y aquellos que utilizan culturas ancestrales, resultados muy parecidos de la búsqueda humana en el lenguaje universal de la música.

Creado en el verano de 1991 en Brighton (Inglaterra) STOMP fue recientemente llamado por la revista New Yorker “Talento de alto voltaje” y consiste en una extraña mezcla de percusiones, movimiento, danza y comedia visual en la que establecen estrecha relación artistas de formación en la danza y la percusión.

Steve McNicholas es uno de los creadores de STOMP. Nacido en Yorkshire (Inglaterra) había trabajado antes como actor/cantante/músico/escritor con un gran número de compañías de teatro y grupos musicales: Cliff Hanger, Teatro Comunitario de Convent Garden y Pookiesanckburger, incluso trabajó como actor de televisión a lado del afamado “Mr. Bean”.

Para trabajar en su idea de STOMP, Steve trabajó con un percusionista empírico de Brighton (Inglaterra) llamado Luke Cresswell, cuya experiencia como baterista incluía trabajo con Beasts International, Bette Midler, Elvis Costello y Bryan Ferry.

Desde entonces, además de las presentaciones en vivo Luke Cresswell, junto a Steve McNicholas, ha dirigido una serie de cortometrajes y anuncios basados en STOMP que le han valido varios reconocimientos, entre ellos nominaciones para el Oscar y los Emmys por su trabajo en Brooms y Stomp Out loud

Respecto a su trabajo, la página de Internet de STOMP dice “Stomp es sólo la suma de sus elementos: buscamos que cada artista traiga algo único al espectáculo, ya sea habilidades de percusionista, de bailarín, de cómico o simplemente mucho carisma.

Obviamente todos tienen que tener algunas habilidades de percusión al trabajar aquí, pero pueden ser músicos o aprender ya incorporados en la compañía. Finalmente cada uno de los artistas tiene que estar dispuesto a trabajar sobre aspectos de su personalidad para crear un personaje único que viva y respire utilizando el lenguaje específico del ritmo de STOMP.”

Pulse: una odisea con STOMP es la primera producción en formato Omnimax para los directores Steve McNicholas y Luke Cresswell y representa un reto complicado, no sólo para la dirección si no para toda la compañía en general. Para el proyecto, STOMP se asocia con Leve Producciones, Stern Producciones y Giant Screen Films que también fue el distribuidor de la cinta.

Pulse representa un reto mayor que las otras películas de STOMP no sólo por las especificaciones del nuevo formato, si no también por incluir una gran variedad de artistas alrededor del mundo que muestran maneras y motivos muy diversos, para hacer música que van desde la pura diversión; mantener vivas las tradiciones; ayudar a los jóvenes a conocerse o lograr la paz mundial.

Esta película tiene como hilo conductor la bulliciosa ciudad de Nueva York, que con su panorama cambiante y diverso nos recuerda fácilmente la variedad de creencias, razas, costumbres y vestimentas que conforman la raza humana.

Además de música y danza impresionante, la fotografía realizada por Christopher Landenberg y James Neirhouse (directores de fotografía) incluye la actuación de músicos y bailarines en escenarios naturales de belleza extraordinaria mostrando desde arenosos desiertos o iglesias medievales hasta plantas petroleras en medio del océano. Cada escenario parte también de la diversidad compleja de la tierra.

Hacía el final de esta “odisea” de apenas cuarenta minutos, algunos personajes de la danza y música del mundo presentan un poco de su trabajo de manera personal y poco a poco se entremezcla con el trabajo del resto de los músicos del mundo.

La película me pareció un corto pero rápido paseo a caballo que me dejó temblando, contenta.

Al salir del cine escucho a lo lejos los tambores en el vestíbulo, todavía con fuerza y me prometo comprar un tambor o aunque sea, unas maracas.

Pulse: una odisea de STOMP está en el CECUT, Lunes a Viernes 3:00, 5:00, 7:00 and 9:00 pm Sábado y domingo 11:00 am y mismo horario que entre semana.

Return to the Frontpage