April 18, 2003

La lección del atraso

Por Yhamel Catacora

Las ansias que genera el mes de abril, para muchos, a estas horas ya han finalizado. Pero para otros el lapso de ese día constituye la mayor pérdida de sueño del año. Y es que al pasar la fecha límite en la que cada persona que conforma la fuerza laboral debe rendir cuentas al Tesoro Nacional, pesan los atrasos, la falta de organización, los viajes, o inclusive el mero descuido, la falta de tiempo, quizás la falta de un número de seguro social.

Pero el pesar sin acción solo acarrea más problemas. Si hemos sentido que el 15 ha pasado fugazmente, sin llevarle al Tio Sam la declaración de nuestros haberes y deberes, claro está, no podemos retroceder al 14 pero tampoco debemos estancarnos en el tiempo. Cada día que pasa después del 15 puede constituir mucho dinero, especialmente si ya tenemos una cuenta no saldada con el Servicio de Renta Interna, fiel y mundial-mente conocido por sus siglas en inglés, como IRS.

“Mientras más rápido comencemos, mejor”, nos explicaba Maritza Michaud, portavoz del IRS, al alertarnos de lo que puede constituir el no haber llenado la declaración de impuestos: pagar sumas innecesarias de dinero por multas e intereses que comienzan a acumularse a partir del 15 de abril, sobre la suma que se deba, si se debe, y además violar una de las leyes que parece sustentar la más sólida base de esta o cualquier nación, el sistema de impuestos.

Si el 15 se fue sin nuestra declaración, es necesario ponerse manos a la obra. Como explicaba Maritza Michaud, si necesitamos una extensión, es importante llenar y someter el formulario 4868, para solicitar una prórroga de tiempo que no complique ni dañe nuestra integridad de ciudadanos; no podemos olvidar que esta es, nos guste o no, una de nuestras principales responsabilidades civiles.

Si resulta que debemos dinero, que al haber completado nuestros impuestos resta una suma grande o pequeña que nosotros debemos pagar, es importante saber también que podemos pagarla a plazos. Y de la misma forma para requerir esos plazos se debe llenar otra solicitud.

La red del internet, los formularios electrónicos, y la declaración “en línea”, han llegado al auxilio de millones de personas en todo el país, haciendo más práctico el acto mismo de la declaración. Esta es una gran motivación para comenzar a navegar en la red, para enfrentarse con las teclas de una computadora y para ponerse al día con la tecnología, independientemente de nuestra edad o género.

Trabajar sin permiso, es quizás uno de las mayores e inevitables imperfecciones que afecta a nuestra comunidad, pero una mayor y contradictoria parece ser el trabajar y no declarar esos ingresos; una que puede interrumpir el sueño y también nuestro camino al porvenir.

Y es por eso que se ha diseñado otro útil formulario, el W7, que brinda el número de identificación del contribuidor de impuestos, para proveer la documentación apropiada de la renta interna. La preocupación del IRS parece ser que los ingresos se declaren al pie de la letra, y no si esos ingresos se los está ganando una persona que tenga permiso para trabajar en los Estados Unidos o no. Todos conocemos y nos confundimos ante esas contradicciones del sistema.

Pero cuando nos acercamos al fin de este tortuoso mes de abril, debemos comenzar a alivianar la carga del año que viene. Nunca es demasiado temprano para comenzar a pensar en nuestra gran responsabilidad tributaria, que según los expertos debe comenzar desde el principio del año y no con el pesar de que la fecha nos alcanza y se va.

La información en español es vasta y está disponible para quien quiera encontrarla. “La ignorancia ya no debe ser una excusa para no declarar nuestros impuestos”, decía Maritza Michaud, una frase que debía constituir la mayor lección que se acarree hasta el 15 de abril del 2004.

Existe muchas preguntas que debemos comenzar a responder para que la fecha límite no venga a arrebatar el sueño, y se puede comenzar a formu-larlas directamente a las autoridades, el propio IRS a través del 1-800-829-1040 y seleccionando en el menú de opciones el número que nos lleva la información en español. Tampoco está demás echar un vistazo a la página en la red del IRS, el www.irs.gov/espanol/index.html en Español.

Return to the Frontpage