April 18, 2003

Comentario

Productos “Piratas” y Balazos en Chihuahua

Por Lourdes M. Davis

Con frecuencia el gobierno de México informa de cateos o decomisos de mercancía apócrifa que se realizan tanto en el DF como en otras partes del país. Con frecuencia la venta de estos productos es tolerada, porque representa una clase de “empleo” para los vendedores ambulantes. 

Al respecto, se piensa que este tipo de “subempleo” proporciona a estos comerciantes un medio justo para sostener a sus familias. Sin el incentivo de esta clase de “subempleo” se teme que estos individuos terminarían de asaltantes.

Hace unos días “El Diario” de Chihuahua informó de un operativo de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) para asegurar películas, CDs y casetes “piratas” que terminó en golpes y balazos entre integrantes del Comité de Defensa Popular (CDP) y personal de la AFI.

Los hechos ocurrieron cuando diez agentes de la AFI y dos agentes del Ministerio Público fueron al local de Juan Curiel y de inmediato comenzaron a decomisar su mercancía. Curiel es el líder de los vendedores ambulantes afiliados al CDP.

En cuestión de minutos, locatarios de negocios ubicados en la zona llegaron a enfrentar a los policías y hubo golpes y empujones. Todo esto terminó cuando los agentes dispararon sus armas al aire en su esfuerzo por amedrentar a los miembros del Comité y de esta manera lograron asegurar los discos compactos y los casetes presuntamente “piratas”.

Alonso Curiel, hijo del propietario, declaró a “El Diario” que “no es justo que sólo en el negocio de su padre se realicen estas acciones, siendo que en la ciudad existen alrededor de cien locales que se dedican al mismo negocio”. También dijo que los policías se llevaron aproximadamente 3 mil piezas entre discos y casetes. 

Poco después, un grupo de aproximadamente cien comerciantes encabezados por Juan Curiel y Rita Lozoya marcharon a las oficinas de la Subdelegación de la PGR y de la AFI, ubicadas en la Avenida Universidad 2505, donde causaron una serie de destrozos tanto a las instalaciones como a los vehículos y recuperaron parte de la mercancía confiscada.

Desde sus oficinas, decenas de empleados de la PGR observaban incrédulos lo que estaba ocurriendo sin atreverse a confrontar a la multitud. Antes de retirarse del lugar, los vendedores exclamaban con furia… “Solución, no represión”.

Mientras tanto, Rita Lozoya, como muestra de su enojo, de manera grosera dejó ver su cuerpo desnudo al bajarse los pantalones y subirse la blusa mientras que gritaba insultos al personal de la PGR.

Return to the Frontpage