April 16, 2004

El secreto de los Tigres del Norte

36 años marcando el paso de la historia musical

Por Jose Daniel Bort

Los hermanos Hernández tienen la fórmula mágica en sus manos, esa que produce millones de dólares gracias a su trabajo. Pero no es precisamente toda la atención a los detalles que imponen en sus producciones discográficas, o la extensa gira de conciertos por toda América y Europa. La magia la consiguen en su recóndito de San José, en la parte Sur de la bahía de San Francisco, que muchas veces ha sido comparada con la encarnación del cielo en la tierra. Allí tienen Los Tigres su pedazo del Olimpo.

VidaHoy conversó con Luis Hernández, el “Benjamín” de la agrupación que ni siquiera había nacido cuando sus hermanos ya los llamaban “los ídolos del pueblo”.

“Tenemos una rutina de trabajo establecida. Descansamos los meses de Enero y Julio. En febrero comenzamos la gira, que nos lleva por los estados del suroeste. Luego hacemos el noreste hasta la segunda semana de Abril. Rematamos Oklahoma, Kansas y Chicago y luego en México la primera semana de Mayo hasta Junio. En agosto comienza la gira internacional y las segundas presenta-ciones”, comentó Luis.

Las giras y el contacto con el público son muy importantes para Los Tigres, pero ellos no faltan una sola semana a su pedazo de cielo, llueva, truene o relampaguee.

“A no ser que estemos del otro lado del continente, siempre volvemos a San José. Los fines de semana son para el trabajo, pero los días de semana la pasamos con nuestras familias, com-partiendo juntos. Eso es lo que nos hace tan fuertes como banda”, dijo Hernández.

La tradición familiar comenzó muy temprano para el joven bajo-sextista, ya que está casado con Brenda Barajas desde los 18. Juntos tienen a su hijo, Luis Daniel, ya con once años.

“Yo trabajaba en las oficinas de Los Tigres, atendiendo los teléfonos. Pero desde niño, mi gran ilusión era pertenecer al grupo. Nunca dije nada pero todos sabían que me moría de ganas por pertenecer. Así que cuando Raúl decidió hacer su carrera como solista en 1996, el resto del grupo me invitó a participar. Ese fue el momento más feliz de mi vida”, recalcó el retoño de la familia, quien estaba en brazos de su madre en la película que la agrupacion filmó en 1974.

La segunda camada de películas

Los Tigres no se cansan de producir. Con más de cincuenta y cinco producciones discográficas y millones de discos vendidos, nadie duda de su éxito en el área de la música. La agrupación ha intervenido en más de catorce películas. Muchas de ellas fueron financiadas por el grupo.

En 1991 el grupo terminó de hacer su última película, “Amor a la medida”, ya que no estaban resultando económicamente viables. Pero el panorama de la producción ha cambiado considerablemente en los últimos tiempos. “Es por eso que firmamos otra vez”.

Los Tigres tienen un contrato con la empresa Arenas Entertainment, la cual se encarga de realizar producciones para el mercado latino en los Estados Unidos. En este momento están envueltos en la ficcionalización de uno de sus corridos más famosos, “La reina del Sur”, en base a la novela de Arturo Pérez-Reverte.

“Todavía no está especificado cuál será la participación de Los Tigres en el proyecto. Lo que sí es seguro es que estaremos en el “soundtrack” de la película con más de un tema” agregó Luis Hernández.

Honrando un “Pacto de sangre”

Junto al lanzamiento de “20 corridos inolvidables” y “20 Boleros románticos” viene la nueva producción de los legendarios exponentes de la música norteña. “Pacto de sangre” combina los sonidos que han establecido a Los Tigres en el gusto de la población hispana. Corrido, Norteña, Cumbia y Polka moderna se fusionan en los catorce temas del disco.

“Todos los años escuchamos de 1200 a 1500 canciones inéditas. Pasamos meses tan solo escogiendo el material. Le damos la oportunidad desde a compositores conocidos hasta lo que nos llegan con el cassette. Este proceso es vital para mantener la frescura de la agrupación, y nos permite también alimentarnos de todos los creadores que tiene nuestra música. Es un proceso largo y difícil, pero vale la pena”, comentó Luis.

El primer sencillo de Pacto de Sangre es “José Pérez León”. La agrupación espera que se convierta en otro himno de comentario social para la población inmigrante, ya que cuenta la amarga historia de uno de los “mojados” que intentó cruzar la frontera sin éxito. Su cuerpo fue hallado junto al de otros once en el vagón abandonado de un tren en Omaha, Nebraska.

Junto a él, otro tema que levanta ronchas a ambos lados de la frontera. Escrito por Paulino Vargas, “Las mujeres de Juárez” expone la ola de homicidios en contra de mujeres indefensas en la ciudad fronteriza de Ciudad Juárez.

“Decidimos incorporar en el disco dos videos en formato DVD que todavía no han sido lanzados a los programas de televisión. José Pérez León y No tiene la culpa el Indio son un regalo especial para nuestros fans”, comentó Hernández.

Innovación técnica y estilística

No es la primera vez que Los Tigres presentan innova-ciones en su trabajo. Se ha considerado que los temas que aportan en sus músicas han revolucionado la discografía norteña, dos veces. La primera fue con los “Narcorridos” y la segunda con los “Corridos de inmigración” que dejaron una profunda huella en el sique de los habitantes de los Estados Unidos con descendencia en los pueblos de habla hispana.

“Muchas veces, en el proceso de selección de los discos, nos llegan canciones que son interesantes pero que son “Bruscas”. Nuestro estilo es hablar la realidad que vive nuestro pueblo sin necesidad de decir groserías o malas palabras. No tenemos problemas con quienes cantan así, pero ese no es el estilo de Los Tigres. Por eso los suavizamos antes de grabarlos”, recalcó Luis.

“Sin embargo, eso no significa que no nos asustemos para cantar las cosas como son y decir lo que siente nuestro pueblo. En el corrido “El circo” hablamos de lo que pasó durante el gobierno de Carlos y Raul Salinas de Gortari”, comentó el menor de los Hernández.

La posición en sus letras los vuelve entes políticos, a pesar de que Los Tigres intenten distanciarse de esta noción.

“Nosotros somos apolíticos, pero entendemos que nuestras canciones levantan unas cuantas ronchas. Con respecto a las nuevas políticas del presidente Bush, estamos plenamente de acuerdo con la legalización de los indocumentados que se encuentran en el país en este momento, pero rechazamos con firmeza la política de otorgar permisos de trabajo temporales. Los trabajadores tienen derecho a ser considerados por su duro trabajo” expresó el artista.

Aunque vivimos en los Estados Unidos, Los Tigres no olvidan sus raíces mexicanas.

“Estamos adaptados a la vida en este país. Pero somos grandes impulsores de la preservación de nuestro idioma y la adaptación del sistema de la unión americana por parte de la poblacion Mexico-americana”, dijo Luis.

Para celebrar sus tradiciones (y al mejor estilo mexicano), después de la apretada gira de conciertos de los fines de semana, Los Tigres todavía consiguen un tiempito para pasarlo en familia.

“Es nuestra terapia. Todos los martes nos juntamos a jugar Fútbol en la cancha de San José. Allí ventilamos todos los problemas y los aliviamos en compañía de nuestros primos y sobrinos”, exlamó el menor de los Hernández.

La fortaleza de Los Tigres viene de adentro, en la comunión familiar.

Return to the Frontpage