April 16, 2004

Comentario:

El “Esmeralda”: el buque escuela de la muerte y la tortura de la Armada de Chile

Por Germán F. Westphal

El 11 de septiembre de 1973, el general Augusto Pinochet derroca al gobierno constitucional chileno del Dr. Salvador Allende en un sangriento golpe de estado. Durante los 17 años de su dictadura, somete a Chile al imperio del terrorismo de estado, el más vil de todos los terrorismos en la medida que se ampara en el uso de la autoridad. Según datos oficiales, durante este período fueron brutalmente asesinadas por agentes del estado chileno unas 3.197 personas. Esta cifra incluye 49 niños entre 2 y 16 años, 126 mujeres —algunas de ellas embarazadas— y una cincuentena de extranjeros entre los cuales hay varios ciudadanos brasileños, uruguayos y argentinos.

Inmediatamente después del 11 de septiembre de 1973, el “Esmeralda” fue utilizado por la Armada de Chile como centro de detención y tortura en el puerto de Valparaíso, según ha sido fehacientemente demostrado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA (Informe 24/OCT/74), Amnistía Internacional (Informe AMR 22/32/80), el Senado Norteamericano (Resolución 361-16/JUN/86) y el Informe de la Comisión Nacional (Chilena) de Verdad y Reconciliación (Tercera Parte, Capítulo I, Sección 2 f.2.).

Los testimonios de que el “Esmeralda” fue efectivamente usado como cámara de tortura flotante son múltiples y coincidentes. Entre ellos destacan los del abogado chileno Luis Vega, fallecido en el exilio en Israel (2001); el ex-funcionario del Instituto Nacional de Desarrollo Agropecuario, Claudio Correa, actualmente residente en Inglaterra; y el profesor universitario y ex-alcalde de Valparaíso, Sergio Vuscovic, actualmente residente en Chile.

40 mujeres detenidas, torturadas y violadas

Según el Informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, “En el caso del Buque-Escuela “Esmeralda”, las investigaciones practicadas por esta Comisión permitieron comprobar que una unidad especializada de la Armada se instaló en su interior con el objeto de interrogar a los detenidos que se encontraban en la misma nave y a los que eran traídos de otros recintos de reclusión de la Armada. Esos interrogatorios, por regla general, incluían torturas y malos tratos.” La “especialización” de la mencionada unidad no necesita mayores explicaciones. Según el mismo Informe, los centros de detención de la Armada incluían los cargueros “Maipo” y “Lebu”.

Aunque el número de detenidos a bordo del “Esmeralda” varía según los testimonios pues se los trasladaba de un barco a otro a medida que iban siendo interrogados, el Senado Norteamericano (1986) indica que llegó a haber 112 de ellos. Según la evidencia disponible, en un momento hubo unas 40 mujeres detenidas, las cuales fueron sometidas a todo tipo de maltratos, torturas, vejaciones y violaciones.

El caso del padre Miguel Woodward

Entre los detenidos cabe destacar la presencia del sacerdote católico chileno-británico, Miguel R. Woodward, quien falleció a consecuencia de las torturas cuando el 22 de septiembre de 1973 se le llevó al Hospital Naval de Valparaíso por indicación de un médico de la misma Armada. Aunque la Iglesia Católica reclamó su cuerpo, nunca le fue entregado y lo sepultó en una fosa común sobre la cual posteriormente se construyó un camino.

El caso del padre Woodward está debidamente acreditado en las investigaciones del juez Baltasar Garzón de la Audiencia Nacional de España, Sumario 19/97-J, incoado en contra de Augusto Pinochet y otros por los delitos de genocidio y terrorismo internacional desarrollados a través de múltiples asesinatos, conspiraciones para el asesinato, secuestro, torturas y desapariciones (Auto de fecha 03/NOV/98, Antecedente Décimo).

La detención del padre Woodward a bordo del “Esmeralda” fue informada por primera vez en septiembre de 1973 por el periódico “La Estrella” de Valparaíso, cuando toda la prensa y demás medios de comunicación, incluída “La Estrella” se encontraban bajo estricto control y censura militar.

El siniestro cóndor de la Esmeralda

El cóndor que sirve de mascarón de proa al “Esmeralda” no sólo es uno de los símbolos del escudo chileno, sino que también trae a la memoria el tenebroso Plan Cóndor ideado e implementado por Augusto Pinochet y sus secuaces para coordinar el terrorismo militar en el cono sur, extendiendo sus acciones criminales a todos los países del área e incluso fuera de ella. Así, el Plan Cóndor les permite instrumentalizar a los servicios de inteligencia militar del cono sur el asesinato del ex-Comandante en Jefe del Ejército chileno, Carlos Prats y su esposa, en Buenos Aires; el asesinato del ex-Canciller chileno, Orlando Letelier, en Washington; y el atentado contra el ex Vicepresidente de la República de Chile, Bernardo Leighton y su esposa, en Roma.

Símbolo de acciones criminales

Según evidencia preliminar que se investiga a nivel de la Cámara de Diputados de Brasil, el Plan Cóndor también fue operativo en territorio brasileño y probablemente fue instrumental en la muerte del ex-Presidente João Goulart. Ciertamente el “Esmeralda” no sólo es el barco de la muerte y la tortura según ha sido acreditado ampliamente, sino que también —con el ave carnicera que lleva en la proa—, ha pasado a ser el símbolo de las acciones criminales más siniestras que se hayan implementado nunca en los países hermanos del cono sur. Su visita anual a distintos puertos del mundo no es ni puede ser bienvenida mientras los miembros de la Armada de Chile no superen su cobardía moral, reconozcan el uso criminal que se hizo del buque y pidan perdón por las víctimas martirizadas a bordo.

Germán F. Westphal, ex Preso Político de la Dictadura Militar Chilena, es actual-mente Profesor de la Universidad de Maryland.

The Esmeralda is scheduled to be in San Diego from April 24 - 29th.

Letters to the Editor Return to the Frontpage