April 16, 2004

El final de la novia

Tarantino expone lo que le faltó en la primera parte de Kill Bill

Por Jose Daniel Bort

Lo hizo de nuevo. Tarantino brinda un film lleno de poesía, humor, agresión y transgresión, esta vez con el diálogo como su mayor forté. Sin embargo, la primera parte de Kill Bill, (Vol. 1) complementa y reafirma a la segunda parte, de la misma forma que las fresas a la crema, el arroz a las habichuelas o las velas a la cena romántica. Se puede cenar íntimamente sin velas, pero la gran mayoría lo hace porque funcionan mejor juntos.

La diferencia más importante entre ambos films (y no deberían ser llamados así, es tan solo uno partido en dos por la maquinaria de Miramax) es el uso de la acción. Vol. 1 es una sucesión de peleas, una tras otra. Vol. 2 es una conversación, donde sus personajes analizan hasta el mero hueso las razones de sus actos. Puro “Vintage” Tarantino, donde los personajes, con exquisita educación y excelso sentido del humor, disectan las razones por las que van por el mundo matando gente. El código ético del asesino que mata por que su naturaleza se lo dicta, el “Natural Born Killer”.

Vol. 2 comienza con un pequeño recuento de la primera parte y recuenta los trágicos hechos en la capilla de El Paso, Texas, que originan el resto de la historia. La novia (Uma Thurman), estaba decidida a cambiar su carrera como miembro del escuadrón de asesinato de las serpientes asesinas, liderizado por Bill, para darle una vida mejor a su hija, que estaba por nacer.

Para eso, La novia (O Beatriz, o Arlene, o La Mamba Negra, de acuerdo con sus diferentes personalidades) desapareció en su última misión y se mezcló en la mitad de El Paso con un Don Nadie, al que le prometió amor eterno. El día del ensayo general de su boda, Bill aparece a rendir sus respetos, masacrando a todos los presentes, incluyendo un tiro en la cabeza para la Novia.

Pero ésta no muere, tan solo cae en coma por cuatro años, y cuando despierta, esta dispuesta a cobrar venganza contra todo el escuadrón. Uno a uno los reta en su terreno, les da la opción de armas y acaba con ellos. En la primera parte liquidó a la Copperhead (Vivica A. Fox), a la Cottonmouth (Lucy Liu) y al escuadrón de los locos ochenta y ocho. Esta vez va a terminar con la Sidewinder (Michael Madsen) y la California Mountain Snake (Daryl Hannah) antes de llegar a su ansiado examante, Bill.

El hecho de que se sabe que La Novia acabará con todos no le resta en lo más mínimo a la acción, ya que las cosas se le ponen sumamente difíciles a la novia desde el principio. Es imposible contar lo que pasa (es más, sería una grosería revelarlo), pero Tarantino concebió las maneras mas irónicas, agresivas y simbólicamente humillantes que se puedan inventar. En corto, las acciones “sobrenaturales” de los personajes vienen impartidas por su entrenamiento en el enigmático e impresionante arte marcial, aquel que lleva a convertir al ser humano normal en una verdadera máquina de combate.

La relación más complicada es la de la novia con Bill. Estos dos seres están profundamente enamorados uno del otro, y su condición (¿o más bien naturaleza?) de asesinos los hace imposible de consumar su amor, especialmente cuando el fruto de él necesita todo el cariño y el resguardo de un hogar. La novia siente una mezcla de profunda confianza y fiera resistencia ante la presencia de Bill, intuitiva y cognitivamente, toda al mismo tiempo. Es el personaje de la carrera de Uma Thurman que la convertirá en una leyenda del cine, ya que la actriz lo da todo en ella. Absolutamente todo lo que una actriz puede dar.

En una palabra: Tarantino lo hizo de nuevo. Ha sorprendido a todo el mundo con un vuelco de 180 grados de una historia que se veía venir completamente diferente a la distancia. El mayor problema es que su distribuidora, Miramax, nunca debió haberlas separado. Si les parecía muy larga, era preferible lanzarla en doble tanda, a la antigua, con un receso en la mitad. Una es el yin a su yang. No vea la segunda sin ver la primera, aunque las dos son una muestra maravillosa del mejor cine americano, la crema sabe mucho mejor con las fresas.

Kill Bill Vol. 2
Con: Uma Thurman, David Carradine, Michael Madsen, Daryl Hannah
Dirigida por: Quentin Tarantino
Clasificación: R
Chiles: 5 de 5

Return to the Frontpage