April 15, 2005

Cuadernos de Hollywood

¿Quién es Daniel Craig?

El actor será el nuevo James Bond.

Por Jose Daniel Bort

¡Por fin! El veredicto ha llegado. Después de varios años de espera y especulaciones ya se sabe quien va a ser el nuevo Agente 007. No, no es Clive Owen, el “hunk” de Closer que actualmente está en cartelera con “Sin City”. No, no es Hugh Jackman o Ewan Mc Gregor, ambos con flagrantes carreras sucediendo ante los ojos de todo el mundo (Mc Gregor es el protagonista de las dos películas más grandes del verano: La tercera parte de la guerra de las galaxias y “The Island). El ganador de éste asiduo y complicado combate es…: agh, oh! ¿Daniel Craig?

Con su rostro ovalado y meditativa expresión, Craig se parece más a David Niven que a Sean Connery. Niven hizo la parodia de James Bond “Casino Royale”, donde todos los demás agentes (incluido Woody Allen como Pequeño Bond) son llamados agentes 007 para confundir al enemigo. Mucho antes que el archifamoso “shaggadelic” Austin Powers le diera un nuevo significado a la parodia, el personaje de las novelas de acción de Ian Fleming ya tenía diversas interpretaciones.

Entonces, ¿quién es James Bond?

El 007 literario tiene poco o nada que parecerse a la creación de la pantalla. Bond en el papel era un asesino que imponía sus reglas en mitad de la guerra fría asegurándose de que el tiro llegaba directo al corazón. Este despiadado agente secreto no tenía tiempo para revisar cuáles son las últimas armas, “ultramodernas” en los sesenta, o dónde estaba la chica de turno para robarle el corazón. Todo eso vino después.

Cuando Sean Connery (el primer y más reverenciado Bond) hizo la primera Dr. No, fans de los libros se alzaron en armas. Estaban escanda-lizados de ver como el personaje de ficción se había convertido en un “fluzzy” (estúpido). Dr. No es quizá una de las películas más sencillas dentro de la estética 007, una vez que los productores Albert Broccoli y Harry Saltzman descubrieron el maravilloso mundo de la imagineria Bond, estos no dudaron en pujarlo hasta el final de sus consecuencias.

Fueron seis películas las que hizo Sean Connery seguidas (y volvió para la séptima con Never say never again) hasta que le paso la antorcha a Roger Moore. El perfecto aséptico inglés, Moore nunca pudo alcanzar la gloria de Connery y tuvo la desventaja de ser desfavorablemente comparado desde el principio. Sin embargo, el gallardo ojiazul se mantuvo en la franquicia por doce años, y sus películas recaudaron más dinero que las de Connery, hasta la llegada del cuarto Bond, Pierce Brosnan.

Ese Bond en el medio

Nada menos que Timothy Dalton, quien como le sucede a Clive Owen en el presente, estaba llamado a convertirse Bond por mucho tiempo. Entrenado clásicamente en el teatro Shakesperiano Londinense, renuncio al papel en “Diamonds are forever” por considerarse demasiado joven para ser el agente. Sin embargo, el actor entró en forma un par de años después con “The living daylights”. “A licence to Kill” fue su segunda y última película dentro de la carne del agente, y Dalton decidió moverse y buscarse la vida de una forma menos gloriosa. El actor ha tenido una mediana carrera en el cine y es considerado uno de los grandes de la escena teatral Londinense.

Lo que nos lleva a Pierce Brosnan. El irlandés de 51 años ha disfrutado de enorme fama y retornos económicos gracias a James Bond (su salario por la última película fue más de 16 millones de dólares). Muchos se extrañan sinceramente como el altísimo actor no es considerado otra vez para representar al agente, ya que todavía está en los mejores años de su vida. Sin embargo, los nuevos productores de la serie (ya en su película 21), han decidido que cuatro fueron suficientes para el actor. Será recordado con Sean Connery como el mejor Bond de todos.

En referencia a su actuación como Bond, Clive Owen desmintió recientemente todos los rumores de su candidatura, durante la conferencia de prensa de la película “Sin City”. “Todo lo que han escuchado es falso. No tengo nada más que decir”, explicó el actor, con una sonrisa irónica. Muchos opinan que él sería el perfecto James Bond, mucho más que cualquiera de sus antecesores.

Por su parte, Daniel Craig tiene unos zapatos muy grandes que calzar. Su talento se ha comprobado una y otra vez, con excelentes apari-ciones de reparto en películas como “Road to Perdition” (como el hijo mimado de Paul Newman). En esa oportunidad, Craig explico: “Estaba en un teatro de Londres un mes antes de empezar ésta película. Gracias a Dios que había trabajado con Sam Mendes, (el director) y él confió en mí. Pero todo esto es completamente nuevo para mí, nunca he estado en un “junket” como estos anteriormente”. Se va a tener que ir acostumbrando, si quiere llegar a la gloria del 007.

Return to the Frontpage