April 14, 2000


Comentario

Todavía queda tiempo para entrar en el recuento

Por J. Kenneth Blackwell

En este momento, nuestro país se está tomando una foto de familia. Aunque el Día del Censo, el 1ro de Abril, ya vino y se fue, el proceso del recuento continúa. En apenas unos días, los enumeradores del Negociado del Censo comenzarán a ir de puerta en puerta a las residencias donde no se han devuelto las planillas del censo. Estos enumeradores son sus amigos y vecinos que trabajan para asegurarse que se haga un recuento completo. Por favor, ábrales su puerta, contésteles sus preguntas y entre en el recuento.

Recuerden que sus respuestas son estrictamente confidenciales. Ninguna agencia fuera del Negociado del Censo tiene acceso a su información personal—ni el Servicio de Naturalización e Inmigración (INS), ni el IRS, ni el FBI— ni el Presidente de los EE.UU.

Están en juego $185 billones. El dinero que se usa para construir escuelas, instalaciones médicas, bibliotecas y carreteras se determina a base de la información proveniente del censo. Asi mismo, la industria privada usa esos datos para determinar dónde se expandirán y se edificarán centros comerciales, restaurantes, oficinas y fábricas, lo cual queda directamente conectado con la creación de nuevos trabajos y más oportunidades. La representación política, no sólo en Washington, sino también a escala local y estatal, también se determina en base a la información proveniente del censo.

Los miembros de la Junta de Vigilancia de Censos nombrados por el Congreso, quienes constituyen un panel creado por el Congreso para dirigir la preparación y ejecución del censo del año 2000, han estado visitando a líderes locales y residentes de vecindarios difíciles de contar por toda la nación, prestando atención a comentarios e incorporando sugerencias acerca de cómo efectuar un mejor recuento en los informes que la Junta remite periódicamente al Congreso y al Negociado del Censo.

El Negociado del Censo desempeña una buena labor de recuento en la mayor parte del país, pero no en algunos vecindarios donde el Inglés no es el idioma principal, o donde la gente no confía en el gobierno.

En esos sitios, el recuento incompleto alcanza enormes proporciones. El censo no solo omite a un dos o tres por ciento de esos vecindarios. Puede llegar a excluir un 10 por ciento y hasta un 50 por ciento, o incluso más.

Estas áreas sufren más a cargo del recuento incompleto. El censo permite hacer una repartición justa de representación política y de recursos públicos, pero si la mitad de las personas que viven en su cuadra quedan excluídas en el recuento, no hay manera que a usted le toque su parte en esa repartición. Actualmente, el promedio nacional de respuestas es de un 55 por ciento —aunque esta cifra cambia a cada hora. El Negociado del Censo todavía no categoriza la proporción de respuestas por origen étnico o de raza, sólo a base de la geografía, pero el promedio de respuestas en Baldwin Park, California, la cual queda a las afueras de Los Angeles, y el de Brownsville, Texas —dos ciudades con una gran concentración de hispanos— es de un 52 y un 44 por ciento respectivamente.

El retrato de la familia americana no se volverá a tomar hasta dentro de otros diez años. Asegúrese que entre en éste. Con $185 billones en juego, no se puede permitir el lujo de ser omitido. Por eso, si es que todavía no lo ha hecho, por favor devuelva su formulario o no deje de abrirle la puerta a los enumerados.

El Negociado del Censo todavía está buscando personas para formar una fuerza laboral de posiblemente más de 500,000 personas que irán de puerta en puerta durante el censo. Los Comités de Recuento Completo locales, los cuales colaboran con el Negociado del Censo, siguen promoviendo la participación en el censo. Los miembros de la Junta por parte del Congreso le han sugerido a los funcionarios del censo que en las vecindades aisladas lingüistica o culturalmente se empleen a guías quienes conozcan las vecindades y que, a la vez, sean bien conocidos por las personas que allí viven. Para recibir información adicional acerca de los empleos temporales con el Negociado del Censo, sírvase llamar al (888) 325-7733. La llamada es gratis.

(J. Kenneth Blackwell es el Co-presidente de la Junta de Vigilancia de Censos, y es el Ministro de Estado en Ohio.)

Regrese a la Portada