April 14, 2000


Commentary

El Voto Latino Podría Convertirse en un Mensaje Para los Medios de Comunicación

Por Jerome DeHerrera

Para los hombres y mujeres que participan en la campaña presidencial de Al Gore, no hay tiempo para descansar. Días después de haber sido postulado por el partido Demócrata como candidato presidencial, se reunió en la ciudad de Washington y Nashville con los coordinadores de campaña para establecer la estrategia a seguir.

Gore tiene una dura batalla frente a él, deberá competir contra George W. Bush, candidato del partido republicano, quien le dará pelea por cada voto, incluyendo los votos de la preciada comunidad latina el día 2 de Noviembre del presente año.

Algunos latinos miembros activos del partido Demócrata, se han sorprendido de cómo los líderes de dicho partido han reaccionado lentamente a la amenaza impuesta por Bush de ganar el voto hispano que ha apoyado tradicionalmente a los demócratas. Gore deberá asegurar que el voto hispano lo siga apoyando ante la amenaza latente de Bush de querer ganar terreno.

La estrategia utilizada por Bush ha sido contratar los servicios de Lionel Sosa, considerado un extraordinario maestro de las relaciones públicas de San Antonio Texas. Sosa produjo la publicidad utilizada en televisión cuando Bush era candidato a gobernador de Texas, de hecho gran parte de los votos hispanos atraídos en la campaña, se atribuyen al trabajo realizado por Sosa.

Adicional a lo anterior Bush tiene un arma secreta, su sobrino George P. Bush, hijo de su hermano Jeb Bush, quien actualmente es gobernador del estado de Florida y está casado con una hermosa mexicana. George P. Bush, quien tiene alrededor de 20 años y es bien parecido, será de bastante utilidad para Sosa.

George P. Bush ya está haciendo campaña junto con Sosa, y éste lo va a utilizar como pieza central para atraer al voto hispano.

En este sentido los demócratas están tratando de alcanzar a los republicanos, y cometerían un grave error si no utilizan las estrategias de las que Bush hará uso en publicidad televisiva a nivel nacional. Si esto no sucede, los días de los demócratas estarán acabados.

En todo el país hemos visto como los republicanos hacen serios compromisos con la comunidad latina, estrategia que se asemeja a la utilizada por Bush en Texas. Para enfrentar el reto, Gore deberá utilizar todas las armas disponibles, incluyendo la televisión, la radio y el periódico, mismos que deberán cubrir a la comunidad latina. Los demócratas deberán hacer uso también de los nuevos medios, como sofisticadas bases de datos, encuestas y perfiles de los votantes si es que esperan contar con el voto latino.

Si no toman en serio una campaña basada en medios, entonces lamentarán haber perdido en lugares donde el voto latino era crucial.

La esperanza descansa en los estados de California, Nueva York, Nueva Jersey, Texas, Illinois, Washington, Colorado, Arizona y Nuevo México, estados que tienen una alta concentración de votantes latinos.

Mientras el equipo de campaña de Gore estructura su estrategia para el verano y el otoño, sería interesante observar si se han dado cuenta de lo que realmente tienen que hacer antes de que sea demasiado tarde.

DeHerrera escribe una columna política desde Washington. Favor enviar cualquier comentario a: JeromeDeHerrera@Yahoo.com

¿Comentario? Return to Frontpage