April 11, 2003

Desolador el Spring Break en Rosarito

De nuevo es temporada de Spring Break, pero no esperen mucho reventón en las playas de Rosarito este año. Algunos miembros de la localidad dicen que la guerra y el temor entre los estadounidenses están contribuyendo a las bajas ventas.

Por Pablo De Sainz

Durante la temporada de Spring Break del año pasado, Javier Urrea hizo en promedio $80 dólares al día como mesero de un antro de Rosarito. Este año, sin embargo, no está sacando ni la mitad de esa cantidad.

“No hay tantos estudiantes este año”, dijo Urrea, mientras abría unas botellas de cerveza. “Ha estado bien lento en este antro, pero también en los otros. Yo creo que está pasando en todo Rosarito”.

Y se puede notar: los antros están vacios. Los taxistas se paran cerca de sus taxis, esperando clientes. Los meseros se sientan en las mesas donde deberían de haber estudiantes tomando y ordenando cervezas. Las taquerias y los demás restaurantes no tienen muchos clientes. Las calles de Rosarito parecen desiertas.

En un reciente viaje a la ciudad, yo estaba listo para pachanguear con unos amigos. Esperaba que los antros estuvieran a reventar y llenos de estudiantes y concursos de bikinis y cosas por el estilo. Pero no fue así. Si, había uno que otro grupito de estudiantes aquí y allá, pero nada de multitudes.

Entrevisté a varios estudiantes de la Universidad Estatal de San Diego (SDSU) para ver si tenían miedo de salir de Estados Unidos para el Spring Break. Algunos dijeron que solamente se querían divertir y no tenían miedo. Otros, en cambio, hicieron cambios en sus planes y decidieron no cruzar la frontera.

“Me siento más seguro en mi país”, dijo un estudiante de SDSU que pidió no ser identificado.

Algunos dueños de antros y meseros en Rosarito también dicen que la guerra en Irak ha afectado la economía local, y, como ya se ha dicho, el turismo ha bajado.

“Ha sido un infierno para mí”, dijo David Caro, otro mesero en Rosarito.

Pero esto no está pasando solamente en Rosarito. Según un reciente reporte de la Associated Press, Cancun y otras playas turísticas en México han experimentado bajas.

“Antes de los ataques terroristas del 11 de septiembre, entre 150,000 y 200,000 estudiantes universitarios llegaban a Cancun durante las ocho semanas antes de la Pascua. El año pasado el número bajó a sólo 100,000 y podrían bajar a 75,000 en el 2003. Una asociación local de hoteles dijo que el alquiler de cuartos ha bajado un 20 por ciento desde el año pasado, después de haber bajado un 40 por ciento desde el 2001”, dice el reporte.

Aunque los oficiales de turismo no tienen números concretos sobre los turistas de este año, aseguran que han caído desde el año pasado.

Este año la música y el alcohol y los bikinis y la diversión no han sido igual para nada.

Urrea dijo que él espera que las cosas mejoren durante la Semana Santa, el período de dos semanas cuando las familias mexicanas viajan a la playa.

“Ojalá que la gente de Tijuana vengan a Rosarito. Aunque ellos no gastan tanto como los estudiantes de Estados Unidos, creo que ganaré dinero”.

Y ahora que la temporada de Spring break termina, algunos estudiantes afirmaron que no estaban impresionados por el ambiente en Rosarito este año.

“Estoy tan lista para irme a casa”, aseguró Kelly Cassey, quien tiene 19 años y vive en el norte de California. “Esta es mi primera vez aquí y yo pensé que iba a estar fantástico. Pero no me gustó”.

Return to the Frontpage