April 9, 2004

Cristo Ha Resucitado

+Gilberto E. Chavez
Obispo Auxiliar de San Diego

La creación entera canta: ¡Cristo ha resucitado, aleluya, aleluya!

En estos días vemos reverdecer las praderas y montes de nuevo follaje y cubrirse de flores. La primavera se alegra con los trinos de los pajarillos y el retozar de los animalitos. Los montes que quedaron muertos por los incendios están reverdeciendo y volviendo a la vida. Después de la muerte viene la vida y la alegría con todo su entusiasmo. De la oscuridad nace la gran luz.

Este evento de la Pascua nos recuerda el gran triunfo de Cristo sobre el pecado y la muerte. Celebramos la gran fiesta de la VICTORIA de Cristo sobre la traición, el rechazo, la indiferencia y la maldad del hombre. Este acontecimiento nos da una nueva vida y una nueva esperanza.

Todos los pueblos gozan de grandes edificios o monumentos. En Estados Unidos tenemos el edificio del Empire State Building, Francia tiene su Arco del Triunfo, en Londres la torre del Big Ben, Roma goza del monumento del Rey Emmanuel y México su gran zócalo. La Iglesia tiene algo grandioso que es la Fiesta de la Pascua. Esta celebración nos ayuda a comprender cómo Cristo llegó a este día a través de su vida pública, agonía, pasión y muerte. Pasando por su pasión y muerte llegamos a contemplar a un Cristo roto y desfigurado. El sufrió para enseñarnos cómo vencer los problemas de este mundo. El conoce nuestros sufrimientos y desea ayudarnos a vencer los males de este mundo. Heridos por los múltiples problemas de este mundo El viene a darnos una vida nueva y una nueva esperanza. Cuando estamos solos y tristes El viene a rescatarnos de nuestra soledad y llenar nuestro vacío con su amor.

En este mundo nosotros somos como los ciegos, los leprosos, los golpeados por la vida, los adictos, los alcohólicos, los drogadictos. Cuando estamos quebrantados por la vida estamos listos para ser redimidos por el Señor. Si somos fríos o indiferentes, El se hace presente para ayudarnos a resucitar y sí podemos cambiar de vida y sí podemos ser mejores con la ayuda del Señor.

Hace poco conocí a una pareja que tiene 10 años de casados y no podían tener hijos. Consultaron a muchos médicos y gastaron mucho dinero y todo fue inútil. Por fin iban a adoptar 3 hijos cuando resultó que comenzaron a tener hijos. Fue una alegría y una gran bendición de Dios.

La Resurección es una invitación a salir de la tumba de nuestro egoismo y flaqueza para resucitar a una vida nueva mejorando nuestra mentalidad y emociones para ser más positivos. En otras palabras todos necesitamos resucitar y cambiar de camino y de rumbo. Necesitamos dejar la tumba de malas costumbres y los aspectos negativos para tomar el camino de la fe, la esperanza, el amor, el entusiasmo, el servicio, la justicia y la paz. Esperamos que esta fiesta no sea algo superficial para nosotros sino de sustancia. Caminemos juntos con entusiasmo y alegría hacia la casa de nuestro Padre celestial.

¡Feliz Domingo de Resurrección. Que todos podamos decir: He resucitado con Cristo. Aleluya!

Return to the Frontpage