April 2, 2004

Amor al Horror

Guillermo del Toro hace una labor paterna de Hellboy

Por Jose Daniel Bort

Al principio de Hellboy, el profesor Bruttenholm descubre a una criatura roja, extraña, que hace sonidos peculiares y poseedor de una mano derecha superdesarollada. El profesor lo salva del fuego aliado y lo cuida a traves de los años, hasta que se convierte en un gigantón rojo con modales de plomero, capaz de acabar con cualquier cosa que se le ponga por delante.

Esta es la metáfora perfecta para explicar la labor de corazón que Guillermo del Toro ha puesto en su quinto proyecto cinematográfico. Con seis años invertidos en su realización, Hellboy llega a las carteleras hoy.

“Me encantan los libros de comic. Cuando descubrí Hellboy, me di cuenta que la historia tenía todos los elementos que yo necesitaba para yo trabajar con ella. Me presenté en las oficinas de Larry Gordon (afamado productor de Hollywood), y me propuse como director. Ni siquiera había un proyecto concreto, pero lo convencí”.

Del Toro ha hecho “tan solo” cinco películas en diez años, pero el director no se arrepiente de las opciones que ha hecho. “Créeme, ya podría tener una casa en Beverly Hills con el Porsche parado en la puerta, pero he preferido tomarme mi tiempo y hacer las películas que llaman a lo más personal de tu actividad creativa. Mi mejor recompensa es la libertad en mi trabajo”, comentó el director.

“Estoy en el 110% de mis sentidos en esta película. Asumo la responsabilidad de Hellboy y el resultado de la misma, me siento al tope de mi condición como director con ella”, explicó Del Toro.

Los compañeros del crimen

Ron Pearlman es Hellboy. Un veterano delante de la cámara de Del Toro, han estado juntos en su opera prima Cronos y en Blade II. Del Toro no se cansa de especificar las bondades de la colaboración cinematográfica entre amigos.

“Ron forma parte de mi familia cinematográfica. Tenerlo alrededor hace las cosas ideales para mí. Es como Guillermo (Navarro, su director de fotografía). Yo aspiro a trabajar el resto de mi vida con él. Cuando voy a España, no puedo dejar de ver a Agustín y Pedro (Almodóvar) y Marisa (Paredes). Despues de El Espinazo del Diablo, verlos para mí resulta indispensable”, explicó Del Toro.

Las obsesiones del director, vía el maquillaje

Del Toro demostró un interés por el cine muy temprano, sus cortos iniciales recorrieron el circuito de festivales internacionales con éxito. Sin embargo, su especialización y la entrada a la carrera cinematográfica la hizo a traves de su necesidad de conseguir efectos especiales fidedignos en sus historias.

“Tan solo me apliqué en la realización, y esto me llevó a crear mi propia compañía (Necropia). Los amigos que vieron mi trabajo me empezaron a llamar, y en un mo-mento hice la mayoría de mi salario a través del maquillaje. Lo mismo ocurrió en la edición con El Negro y Cuarón”, explicó Del Toro, quien colaboró con Alejandro (El negro) Iñárritu en la edición de Amores Perros y aparece en las gracias de Y tu mamá también.

En Hellboy, Del Toro tiene la oportunidad de explorar temas católicos e imágenes de insectos, los cuales están presentes en todas sus películas. Condenado al nacer por su procedencia, el personaje Hellboy rehusa su destino al ejercitar la posibilidad de cambio.

“La película ejercita el maravilloso tema de la tolerancia dentro de un contexto fantástico, pero con evidente aferración a la realidad de las personas. Dicen que queremos a las personas por sus virtudes y las amamos por sus defectos, así me siento con Hellboy”, exclamó Del Toro.

Los amantes del cine tendrán su palabra amando u odiando la creación de Del Toro a partir de hoy en más de tres mil salas en todo el país.

Return to the Frontpage