April 2, 2004

POSTURA DEL GOBIERNO EN EL FALLO DE LA CORTE INTERNACIONAL DE JUSTICIA EN EL CASO AVENA Y OTROS NACIONALES MEXICANOS

• La Corte Internacional de Justicia de la Haya (CIJ) encontró que en la mayoría de los casos de mexicanos condenados a muerte hubo una violación por parte de Estados Unidos a sus obligaciones internacionales respecto de los derechos individuales que deben ser respetados, como el de informar a una persona que es detenida sobre su derecho a recibir asistencia consular, así como el de garantizar el derecho del Estado Mexicano a proteger a sus nacionales.

• Ordenó a los Estados Unidos, que por los medios que sean idóneos de acuerdo con su derecho local, se lleve a cabo una revisión y reconsideración, por la vía judicial, tanto del veredicto de culpabilidad como de la imposición de la pena, teniendo plenamente en cuenta el peso que tuvo la falta de notificación consular, en la decisión final de las cortes estatales.

México acudió a la Corte Internacional de Justicia de la Haya (CIJ), en un acto sin precedente, para dirimir una controversia por la vía judicial sobre la aplicación del Art. 36 de la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares. Cabe señalar que las resoluciones de la Corte obligan por igual a todos los Estados, independientemente de su organización, ya que se desprenden de un tratado internacional al que los Estados se vinculan voluntariamente.

La base legal de la obligatoriedad es la Carta de las Naciones Unidas que, en el primer párrafo de su Artículo 94 dispone que “cada miembro de las Naciones Unidas se compromete a cumplir la decisión de la Corte Internacional de Justicia en todo litigio en que sea parte”.

Al acudir a la Corte, nuestro país corrobora su confianza en los mecanismos internacionales para la solución pacífica de controversias. El Gobierno de México buscó y obtuvo una definición jurídica y definitiva del máximo tribunal internacional sobre el alcance del artículo 36 de dicha Convención.

El fallo de la Corte constituirá una herramienta jurídica única para la defensa de sus nacionales en el extranjero para todos los países que han suscrito la Convención de Viena. En el caso específico de México, fija un camino a seguir en la defensa de los connacionales que enfrentan la pena de muerte en los Estados Unidos.

Dicho fallo es el pronunciamiento definitivo e inapelable del máximo tribunal internacional, que resuelve una controversia jurídica planteada por México; en este caso, el incumplimiento de las obligaciones internacionales de Estados Unidos derivadas de la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares.

La Corte confirmó la vigencia y la plena obligatoriedad de un derecho preexistente, el derecho de toda persona detenida, independientemente de su situación migratoria, a ser informada, sin dilación, sobre su derecho a la asistencia consular.

El día de hoy, después de hacer un recuento de los hechos y de desechar todas las objeciones sobre jurisdicción y procedencia formuladas por los Estados Unidos, la Corte dio a conocer el resultado del análisis de los argumentos de las partes.

• Reafirmó que el artículo 36 de la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares consagra derechos individuales que deben ser respetados; por ejemplo el de ser informado sin dilación cuando una persona es detenida de su derecho a recibir asistencia consular así como el de garantizar el derecho del Estado a proteger a sus nacionales

• Encontró que hubo una violación por parte de Estados Unidos a sus obligaciones internacionales respecto de los derechos antes mencionados, en la mayoría de los casos de los mexicanos condenados a muerte.

• Ordenó a los Estados Unidos, que por los medios que sean idóneos de acuerdo con su derecho local, se lleve a cabo una revisión y reconsideración, por la vía judicial, tanto del veredicto de culpabilidad como de la imposición de la pena, teniendo plenamente en cuenta el peso que tuvo la falta de notificación consular, en la decisión final de las cortes estatales.

Return to the Frontpage