April 2, 2004

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Christina Cepero

La inmigración y la política: Cuanto más cambian las cosas

Durante el año pasado, el gobierno de los Estados Unidos realizó varios cambios que afectaron al sistema de inmigración. Estos cambios, tanto negativos como positivos, confirman el viejo dicho “Cuanto más cambian las cosas, más siguen igual.”   

En marzo del 2003, se disolvió el Servicio de Inmigración y Naturalización (INS, por sus siglas en inglés) y se formaron tres agencias bajo el Departamento de Seguridad Interna: la Protección de Fronteras y Aduana (CBP), la Aplicación de Inmigración y Aduana (ICE), y el Servicio de Ciudadanía Americana e Inmigración (USCIS).

La CBP se encarga de las entradas y salidas del país, la ICE de los casos de deportación, y el USCIS de la residencia y ciudadanía.

“No los ha hecho más eficientes y ha creado más burocracia”, dice el licenciado John Pratt de Miami. “Le han dado más dinero a deportación que a ciudadanía”.

De acuerdo a la licenciada Martha Saenz de la ciudad de Washington, D.C., las nuevas agencias están viviendo un periodo de transición. “Es como trasladarte de una casa a otra,” explica ella. “Hay un período de confusión muy grande. Uno tiene que reorganizarse de nuevo. Y si no estaba bien organizado desde el principio, un cambio así causa demora”.

A pesar de la nueva buro-cracia, se han hecho algunos cambios para acelerar el servicio.  Por ejemplo, en Miami, El Paso, San Antonio, Denver, St. Paul y Los Ángeles, se pueden sacar citas a través de la página de Internet www.uscis.gov para evitar las colas. También se puede pagar tarifas, verificar estatus de casos y llenar solicitudes en español vía Internet.

Una de las metas del USCIS es evaluar las solicitudes de inmigración en un lapso no mayor de seis meses. Esta meta ya se ha logrado en San Antonio, Kansas, Anchorage, Denver y Pórtland y la agencia espera que para fines de este año, se pueda lograr en más ciudades.

Sin embargo, las personas indocumentadas tendrán que seguir a la espera de obtener un estatus legal migratorio. Actualmente, ésta posible vía de legalización, está en manos de los políticos y es probable que no se apruebe ninguna ley hasta después de las elecciones presidenciales, las cuales se llevarán a cabo el próximo noviembre.

Mientras tanto, en la búsqueda de apaciguar al Presidente de México, Vicente Fox,  y en parte también para obtener el voto Hispano, el Presidente Bush propuso un plan migratorio en enero de este año que podría brindarles a los ocho o diez millones de indocumentados,  la oportunidad de obtener permisos de trabajo temporales por un lapso de tres años renovables. Sin embargo, de conseguir trabajo, tendrían que salir del país y volver a solicitar la entrada a los Estados Unidos.

   “Así no es como la gente maneja su vida”, opina Saenz. “No van a querer estar en una situación temporal para tener que luchar para quedarse. Todo lo que han hecho para progresar se queda en el aire”.

“Debería haber un mecanismo viable donde ellos pudieran adquirir residencia permanente”, añade Pratt. “Pero por lo menos se está abriendo el diálogo”.

Pratt y Saenz prefieren la propuesta de los senadores Chuck Hagel (R-Neb.) y Tom Daschle (D-S.D.), quienes proponen autorizarle residencia permanente y la posibilidad de ciudadanía a los indocumentados y sus familiares que se hayan sometido a revisiones de seguridad nacional, demuestren que hayan vivido en los Estados Unidos durante cinco años y trabajado al menos cuatro, hayan pagado sus impuestos, sepan Inglés y paguen una multa de $1,000.00 (mil dólares).

“Es más comprensivo”, señala Pratt. “Además está controlando, sabes quién está aquí”.

“Ha tomado en cuenta las necesidades de los inmigrantes, la situación económica”, opina Saenz. “Todos los seres humanos quieren tener a sus familias juntas.  Primero, son seres humanos”.

Por otro lado, el licenciado Brian García de Miami cree que sería más difícil que el Congreso aprobara una propuesta de amnistía. García opina que después de que obtengan estatus legal, beneficiando a la economía de los Estados Unidos, será más fácil extender el programa de permisos de trabajo y que eventualmente se podrán hacer residentes permanentes. “El tiempo legaliza a todo el mundo”, afirma García.

Si desea obtener consejos de inmigración, escuche el programa de La Red Hispana, “Bienvenidos a América”, con el licenciado José Pertierra, los jueves de 2 a 3 de la tarde, hora de la costa Este de los Estados Unidos. Para más información, llame gratis a su Línea de Ayuda en español al 1-800-473-3003. 

Return to the Frontpage