April 01, 2005

Perspectiva:

Dos años sin mi Guerrero Azteca

Por Fernando Suarez del Solar

  Hoy se cumplen dos años que mi amado hijo Jesús Alberto, mi Guerrero Azteca,fue muerto en tierras hermanas de Irak, muerto por la avaricia, por la corrupcion de Bush, muerto por una bomba ilegal Americana, una Cluster Bomb, Dos años que mi esposa sufre diariamente su ausencia, sufre la falta de sus besos, de sus sonrisas, de sus caricias.

Dos años que mi adorado nieto Erik no tiene el apoyo de su padre, no tiene sus besos, no tiene sus enseñanzas.

Dos años que mis hijas sufren la ausencia de su hermano, extrañando sus consejos, sus travesuras, su amor.

Dos años que yo he llorado a diario, al recordar día tras día su historia, al platicar con miles de jóvenes a través de la nación sobre como mi hijo murió, de cómo fue engañado por un sistema de reclutamiento inmoral y corrupto.

  Dos años que he esperado su regreso, que he esperado un milagro y verlo entrar sonriendo, triunfante por ésta puerta, la misma que hace dos años, tres militares cruzaron y nos dieron la fatal noticia de su fallecimiento, la misma por donde él salió a cumplir su destino, la misma puerta por donde mi nieto pasa y lo único que observa son retratos de su padre y no logra entender por qué está estatico, porque no baja de esos cuadros y platica con él, juega con él; él, mi nieto aun no lo entiende, y me pregunto, ¿lo entenderá algún día?, ¿entenderá que su padre fue una víctima más de ésta guerra inmoral, de personas como Bush que lo utilizaron para sus obscuros intereses? Espero en Dios que algún día mi nieto entienda y no odie, sino perdone y ame al prójimo, tal como su padre amó a sus semejantes.

  Si, hoy se cumplen dos años que mis ojos no han logrado secarse, que aún observo su tumba, fria, inanimada y el llanto brota expontáneo en nuestros ojos, al pensar en ese cuerpo frio bajo la tierra.

  Pero hoy, hoy hay un milagro de vida, hoy que recordamos la resurección de nuestro Señor Jesucristo, presisamente es eso, la resurección de mi hijo, de Jesus Alberto, la resurección de su espíritu, de su alma que innunda a millones de personas a través del mundo, llenándolos de amor, de esperanza, si, mi hijo VIVE en el corazon de millones de personas que aman la paz, en millones de jóvenes que buscan una luz de esperanza en sus vidas, mi Guerrero Azteca VIVE porque así lo han querido ustedes, mis amigos y mis enemigos, al recordarlo día tras día, como un ejemplo de amor, de valentía y de vida.

Nuestro Jesus Alberto VIVE en mi corazón, en mis pensamientos,en mis acciones y NUNCA MORIRÁ, porque él me enseñó algo muy importante, así como hace más de dos mil años otro Jesús dio su vida por nosotros, así mi hijo dio su vida para enseñarnos que el camino a la paz no es la guerra, que los niños del mundo merecen una vida más llena de luz, de esperanza, de justicia,

  El, Mi Guerrero Azteca se mudó de casa hace dos años, su cuerpo es el que enterramos, y más que enterrarlo, lo sembramos como una semilla del nuevo fruto, la paz, y su esencia, su espíritu, su energía su inmenso amor VIVE y VIVIRÁ siempre, luchando por la paz y la Justicia, como un claro ejemplo del Guerrero Azteca por la Paz.

  Gracias a todos mis amigos que he conocido a través de este difícil tiempo, sin ustedes, sin sus críticas, sin sus consejos y más que nada sin su inmenso amor, nunca hubiera soportado ésta perdida, en ustedes está mi hijo exigiendoles que luchemos juntos contra la masacre en Irak, contra los crímenes de inocentes niños, y porque sus hermanos de uniforme regresen a casa ya.!!!

El hijo de Fernando Suarez del Solar, Jesus Alberto Suárez del Solar, murió en Iraq, Marzo 7, 2003. 

Letters to the Editor Return to the Frontpage