May 29, 2009

Jóvenes heroínas reciben homenaje

Por Pablo Jaime Sáinz

Cuando Desthenie Espinoza, de 10 años, llegó de la escuela el 14 de abril, encontró a su abuela, Guadalupe Santillán, inconsciente y batallando para respirar.

“Sólo sabía que tenía que llamar a la ambulancia”, dijo Desthenie.

Desthenie no pudo encontrar el teléfono inalámbrico de su casa, así que corrió a la casa de la vecina donde su mejor amiga, Jennifer Ortega, de 10 años, era la única persona en casa.

Las dos niñas llamaron al 911.

El Agente Policiaco Jonathan Dungan fue el primero en llegar a la casa.


El bombero Marcelo de Casas da un recorrido de la Estación de Bomberos19, en donde Desthenie Espinoza (segunda izq. ) y Jennifer Ortega (atrás der.) recibieron un reconocimiento por ayudar a su abuelita Guadalupe Santillan durante una emergencia.

Desthenie tradujo para su abuela, quien sólo habla español, para poder decirle a los paramédicos acerca del historial médico de Santillán.

Ella había sufrido un serio ataque al corazón. El equipo médico de UCSD dijo que si no hubiera recibido atención médica a tiempo hubiera muerto.

Para reconocer la acción heroica de Desthenie Espinoza y de Jennifer Ortega, la Estación de Bomberos 19 ofreció un almuerzo para las niñas y la abuela el sábado, 23 de mayo.

Ambas niñas y Santillán recibieron un recorrido de la Estación 19, ubicada en Ocean View Blvd. en San Diego.

Desthenie dijo que estaba sorprendida de ser tratada como heroína. Dijo que sólo hizo lo que sabía tenía que hacer para salvar a su abuela.

“Siento que ellos (los miembros de la Estación de Bomberos 19) en verdad nos ayudaron”, dijo Desthenie. “Por eso nunca pensé que nos fueran a invitar a obtener este premio y a hacernos una comida con los bomberos”.

Santillán dijo que estaba agradecida con la Estación de Bomberos 19, pero especialmente con las dos niñas que ayudaron a salvar su vida.

“Yo amo tanto a mi nieta”, dijo Santillán, de 56 años. “Siempre ha vivido conmigo”.

Santillán dijo que la mejor amiga de su nieta, Jennifer, también tiene un lugar especial en su corazón.

“También a ella la quiero mucho”, dijo. “La conozco desde que era una bebita y conozco a su familia muy bien”.

Para Marcelo de Casas, uno de los bomberos que llegaron a la casa, Desthenie es un niña muy madura para su dead. Dijo que mantuvo la calma durante una situación en la que otra gente hubiera perdido el control.

“No comenzó a llorar, como lo hubiera hecho otra gente”, dijo. “No hay muchas personas que respondan de manera calmada como ella, sin tener el entrenamiento apropiado”.

De Casas dijo que sin la ayuda de las niñas, es muy probable que la abuela hubiera muerto.

J. T. Finch, uno de los primeros agentes en el lugar, dijo que la respuesta oportuna de las niñas a la emergencia hizo una gran diferencia.

“En verdad son heroínas”, dijo.

Return to the Frontpage