May 29, 2009

Estación del trolley… ¿o campo de entrenamiento para agentes de la Patrulla Fronteriza?

Por Pablo Jaime Sáinz

Lo que se suponía era un viaje de rutina al trabajo o a la escuela, resultó ser un viaje donde el destino fue la deportación para 21 inmigrantes indocumentados mexicanos que fueron detenidos en una redada en la estación del trolley en Old Town la semana pasada.

Para tres menores de edad en el grupo de 21 inmigrantes, el viaje se convirtió en un viaje sin boleto de regreso hacía Tijuana, pues esa misma tarde del miércoles 20 de mayo, los tres jóvenes fueron deportados a la vecina ciudad.

La deportación de estos tres estudiantes de high school ha causado tremenda controversia entre la comunidad mexicana y entre los activistas de derechos humanos en San Diego.

La redada fue realizada por la Patrulla Fronteriza en cooperación con la Transportation Security Administration (TSA). Según testigos, los agentes participantes iban vestidos de civiles.

Voceros para la Patrulla Fronteriza han declarado que los agentes migratorios solamente están cumpliendo con su trabajo, mientras que los activistas y los familiares de los inmigrantes deportados han indicado que se trata de una violación de sus derechos humanos.

Los activistas, liderados por el American Friends Service Committee, una organización sin fines de lucro pro-inmigrante, aseguran que la Patrulla Fronteriza se enfocó únicamente en cuestionar a personas con rasgos de mexicanos en la estación del trolley de Old Town.

En el pasado ya ha habido casos donde la Patrulla Fronteriza se sube al trolley o realiza operativos en las estaciones del transporte público para detener a inmigrantes indocumentados.

Para Pedro Ríos, director de American Friends Service Committee en San Diego, este tipo de redadas fomenta el miedo entre la comunidad mexicana de la región.

“Crea un ambiente de desconfianza hacia los agentes de la ley”, dijo Ríos. “El trolley debería ser un lugar seguro para los estudiantes y los trabajadores. No hay ninguna justificación para detener a menores de edad y separarlos de sus familias”.

Ríos añadió que este tipo de redadas convierten al transporte público en un campo de entrenamiento para nuevos agentes migratorios.

“La Patrulla Fronteriza utiliza esas redadas para dar entrenamiento a los agentes novatos”, dijo.

Pero más que nada, el ambiente de miedo que provocan las redadas hace que mucha gente deje de ir al trabajo o de enviar a sus hijos a la escuela, aseguró.

“El factor miedo es muy fuerte”, dijo Ríos. “Este tipo de operativos crea mucho temor. Cambia la rutina de muchas personas”.

Los familiares de los tres menores deportados a Tijuana han decidido ya no hablar con los medios de comunicación pues están buscando asistencia legal para ver que pueden hacer por sus casos, dijo Ríos.

El viernes 22 de mayo, American Friends Service Committee y un grupo de miembros de la comunidad mexicana se manifestaron frente a las oficinas del sistema de transporte público de San Diego para dejar saber su inconformidad con las redadas migratorias en el trolley.

Por su parte, el Consulado General de México en San Diego manifestó su enérgico rechazo a la detención y eventual deportación de los 21 mexicanos, en especial de los tres menores de edad.

“Esta Representación Consular también manifiesta su profunda preocupación por el hecho de que las autoridades que intervinieron no notificaron al Consulado sobre la aprehensión de los tres menores, ni a los adultos les manifestaron su derecho… de  entrar en contacto con esta oficina”, indicó el Consulado de México en un comunicado la semana pasada.

“Esta Representación Consular está solicitando a las autoridades de la Patrulla Fronteriza un reporte oficial sobre dichas detenciones, a fin de determinar las acciones a seguir”.

Mientras tanto, Ríos dijo que American Friends Service Committee está alentando a la gente a que conozca más acerca de los derechos que tienen durante una redada migratoria.

“Pueden permanecer callados. Deben pedir asistencia del Consulado. Son sus derechos”, dijo.

Return to the Frontpage