May 8, 2009

Bersin empieza una segunda etapa en la frontera con una nueva agenda

Por Mariana Martínez

Como una nueva etapa de confianza es como describe las relaciones entre México y Estados Unidos, el encargado especial del Departamento de Seguridad Interna (DHS), Alan Bersin.

Bersin visitó esta semana el puerto de entrada de Otay Mesa, como parte de un tour por la franja fronteriza para anunciar una serie de cambios en la vigilancia. Entre los cambios principales está una serie de inspecciones realizadas por agentes de emigración a pasajeros que se dirigen a México.

Las revisiones, realizadas por agentes de aduanas y emigración, así como la policía de caminos están diseñadas para buscar armas ilegales y tráfico de divisas hacia México desde territorio estadounidense.

El programa acaba de empezar el mes pasado y se espera que sea instalado de manera permanente en la frontera de México con Estados Unidos, en lo que significa una acción sin precedentes que viene de aceptar que las armas ilegales son un componente importante en la ola de violencia que está viviendo México.

“Pues me preguntaron a dónde iba, por qué voy a Tijuana, si traía armas…” dijo Juan Domínguez, estudiante de Universidad que cruzó a Tijuana por la garita de Otay al momento de la visita de Bersin y fue detenido por los agentes.

“Me preguntaron que si traía dinero y les dije jugando ‘mucho menos del que me gustaría’”, bromeó Domínguez.

Bersin considera que el problema de las drogas puede ser resuelto solo con co-responsabilidad; uno de los primeros pasos fue la reciente declaración del gobierno mexicano respecto a que el narcotráfico es un problema de seguridad nacional que debe ser combatido creando un sistema judicial y una policía confiable.

“Al mismo tiempo, la administración [Estadounidense] ha admitido co-responsabilidad por el consumo de drogas y el trafico de armas” dijo Bersin, “lo que se va de nuestros países debe ser tan vigilado como lo que entra, esto es algo que no enfatizamos antes pero que ahora vemos como parte del mismo ciclo, que solo puede ser roto por medio de acciones coordinadas de nuestros gobiernos”.

El gobierno Mexicano anunció recientemente la intención de intensificar las inspecciones de entrada al país y gradualmente cambiar la agencia de Aduanas que hasta ahora es sobre todo de facilitación y vigilancia fiscal, a una institución policiaca más parecida al trabajo de agentes de aduanas en Estados Unidos.

El esfuerzo de detener armas en territorio norteamericano ya había iniciado hace algunos años, con la creación de un grupo especial de agentes de Emigración y Naturalización (ICE) en conjunto con agentes de la DEA y ATF, agencias federales de drogas y armas respectivamente.

Uno de los grupos más antiguos empezó a trabajar en la zona de San Diego en el 2006 y han logrado decomisos de 7,700 libras de cocaína, 160, 000 libras de marihuana y más de 5000 personas arrestadas, además del decomiso de 22.5 millones de dólares, que se dirigían a México a manos de los narcotraficantes.

Pero este grupo solo han decomisado 500 armas.

“En cuanto a las armas, mientras en EU no se modifiquen las leyes, ni el derecho de adquirir armas, —que no va a suceder porque la Asociación Nacional de Armas (NRA) es uno de los mayores contribuyentes a campañas electorales— estas continuarán ingresando por métodos diversos” explicó Víctor Clark Alfaro, académico de la Universidad Estatal de San Diego y experto en temas de frontera.

Para Clark, lo único que va a provocar esta revisión es aumento en el precio de las armas pero el crimen organizado a estas alturas tiene las alturas, ingenio y talento mal usado para seguir ingresándolas por EU o estrechar sus contactos con contrabandistas de armas de China y Rusia que ya tienen presencia en México.

El académico tampoco se muestra optimista respecto a detener el lavado de dinero.

“Estas medidas que ya se están tomando en la frontera en la lucha son buena señal pero no van a tener el impacto deseado” dijo, “porque el dinero que se lava no se transporta por cajuelas al lado mexicano, sino que el grueso del dinero se introduce al sistema financiero, bienes raíces, y otros sistemas más sofisticados”.

Return to the Frontpage