May 1, 2009

Tiempos de espera en garitas… hacia el sur

Por Pablo Jaime Sáinz

Al final del verano, México comenzará a monitorear los vehículos que entran a Tijuana desde San Ysidro como parte de un nuevo programa que tratará de detener el tráfico de armas, drogas y lavado de dinero hacia el país, autoridades mexicanas dieron a conocer esta semana en San Diego.

La aduana mexicana iniciará la instalación del Sistema de Aforo Vehicular (SIAVE) un carril a la vez, en la Puerta México (San Ysidro) y en Mesa de Otay.

La construcción iniciará a finales de mayo, principios de junio. Las inspecciones piloto iniciarán a finales de julio, principios de agosto, dijo Lucero Zamora, administradora de operaciones de A-duana México, durante una conferencia de prensa en las oficinas del Departamento de Transporte de California (Caltrans).

“Es un tema de seguridad nacional”, dijo Carlos Ramírez Escoto, administrador de la aduana en Tijuana. “Es un tema de vital importancia para México”.

El programa es parte de la guerra del gobierno federal en contra de los carteles de droga. México ha dicho que la mayoría de las armas usadas por los carteles proviene de Estados Unidos.

Como parte de las nuevas revisiones, la tecnología usada en el sistema incluye lectores automáticos de placas, escáneres para identificar el tipo de vehículo, y escalas para obtener el peso del vehículo. Un semáforo le informará al conductor si debe dirigirse a una inspección secundaria.

El sistema ya está operando en varios de los puertos de entrada en la frontera noreste de México, y la meta es que para el 2012 esté instalado en los 19 puertos en la frontera norte y en los dos de la frontera sur.

Los puertos de Tijuana son parte de la fase dos del proyecto.

En promedio, 38,000 vehiculos entran a México por la Puerta México (San Ysidro) y por la Mesa de Otay. También, un promedio de 3,700 vehículos entran durante las horas pico de las 5 y 6 p.m.

La meta del programa es que tomará unos 8 a 12 segundos cada monitorio del vehículo. Pero los críticos dicen que, actualmente existen largas filas, a veces millas hacia el norte de las interestatales 5 y 805, y que el nuevo programa incrementará los tiempos de espera hacia el sur. Actualmente, los tiempos pueden ser de hasta 45 minutos.

A veces, la Puerta México y la Mesa de Otay no siempre utilizan todos los carriles disponibles, causando que los tiempos de espera se incrementen aun más.

“Entendemos que con este cambio habrá efectos, pero no sabemos qué va a pasar exactamente”, dijo Zamora. “Pero estas cosas que no podemos evitar, pues son un tema de seguridad nacional”.

La gente en Tijuana ha dicho que este programa afectará la economía moribunda aun más. Como está, el turismo en la ciudad ha disminuido notablemente, debido a varios factores, como la violencia, los tiempos de espera en las garitas de Estados Unidos, y, recientemente, la epidemia de la influenza porcina.

“Estamos muy consientes de que esto va a tener un impacto en ambos lados de la frontera, especialmente en los que cruzan la frontera a diario”, dijo Remedios Gómez Arnau, cónsul general de México en San Diego.

Bill Figge, subdirector de distrito de Caltrans, dijo que el Departamento de Transporte de California necesita valorar los efectos que el programa tendrá en el tráfico en las interestatales 5 y 805. Dijo que la agencia está trabajando de cerca con las autoridades mexicanas.

Return to the Frontpage