May 1, 2009

Comentario:

Inmigración: Una prioridad Americana

Por Janet Murguía


Los estadounidenses están viviendo tiempos difíciles. Cada noche, las noticias traen a nuestros hogares historias de ejecuciones hipotecarias, pérdidas de empleos y la caída de la bolsa de valores. Es difícil escapar la seria realidad que enfrenta nuestra nación. Con una economía tan problemática que llena los titulares de prensa a diario, muchos dirían que este no es el momento para abordar otra crisis que ha afectado a nuestro país por décadas: la reforma migratoria.

Sin embargo, la reforma migratoria es esencial para la recuperación económica del país, para nuestros valores como nación y para restaurar la ley del país. No podemos deportar a 12 millones de personas, y si los dejamos en las sombras debilitamos a nuestra economía y a nuestra estabilidad como un país de leyes. Integrarlos al sistema ayudaría a poner fin a la demonización de familias inmigrantes, crearía igualdad de condiciones para los trabajadores estadounidenses, aumentaría los salarios e incrementaría los ingresos tributarios del gobierno. Se estima que los ingresos de impuestos al país, al legalizar a esta población, serían de $48 a $66 mil millones de dólares.

Actualmente, el sistema de inmigración de nuestro país está diseñado perfectamente para la explotación. Las vías para la inmigración legal están bloqueadas, lo que empuja a un sin número de personas a buscar la entrada ilegal al país. Como trabajadores indocumentados, estas personas luego son explotadas por empleadores sin escrúpulos, una situación que nos afecta a todos.

Hemos gastado millones de dólares en detención y deportación, sin siquiera hacer mella al problema – terminamos persiguiendo a lavaplatos y cocineros en lugar de criminales endurecidos. La deportación es simplemente una solución falsa; tomaría 40 años deportar a todos los que están aquí sin documentos.

No podemos mantener el status quo porque sería una agresión contra los valores de nuestra nación. Hemos visto el uso de perfil racial contra ciudadanos estadounidenses. Equipos similares al SWAT descienden a las casas de familias que se sospecha son indocumentadas. Hombres, mujeres y niños sin antecedentes penales han sido encerrados con criminales serios, por cometer un delito civil. Quizás, lo peor de todo, es que familias están siendo separadas – se estima que más de 300,000 niños se han visto trágicamente afectados.

La historia de los Estados Unidos está llena de demonización, explotación y persecución de los inmigrantes y las minorías. Estuvo mal entonces y está mal ahora. La mayoría de las personas indocumentadas que viven en este país han trabajado duro, pagado impuestos, llevado una vida productiva y han sido buenos vecinos. Muchos son personas de fe. Muchos tienen hijos que defienden militarmente nuestra nación. Muchos tienen cónyuges e hijos que son ciudadanos americanos.

Debemos restaurar la ley del país mediante la implementación de soluciones prácticas e integrales en lugar de enfoques poco sistemáticos. Necesitamos poner orden en la frontera por medio de una inteligente aplicación de la ley: una mejor vigilancia policiaca en colaboración con nuestros vecinos; pro-porcionando capacitación, tecnología y los recursos necesarios; y tomando en cuenta las ideas y aportaciones de los que viven en nuestras comunidades fronterizas. Tenemos que hacer cumplir nuestras leyes y protecciones laborales, y acabar con los empleadores sin escrúpulos que engañan al sistema, a los trabajadores y a todos nosotros. Y necesitamos crear una solución legal para la entrada futura de familias y trabajadores que esté de acuerdo con nuestros valores.

Los americanos votaron por el cambio, y la urgencia es clara: hay un imperativo económico, moral y práctico para que hagamos lo correcto para todos los que viven en este país. Necesitamos líderes electos determinados para lograr la reforma este año. Nuestra comunidad está a la orden para hacer ese cambio realidad.

Janet Murguía is President and CEO of the National Council of La Raza.

Letters to the Editor Return to the Frontpage