May 1, 2009

A Pesar de la Gripe Porcina Poco ha Cambiado en la Frontera

Por Mariana Martínez

Mientras que los números de los afectados y muertos por gripe porcina están cambiando más rápido que el marcador de un partido de básquetbol, las autoridades en México y en Estados Unidos buscan tomar las medidas que puedan contener el brote de este virus mortal, que ya ha cobrado la vida de al menos 150 personas en México y al menos un menor en Texas.

Pero la frontera, —siempre difícil de manejar—, se ha visto poco cambio en las políticas, revisiones o vigilancia epidemiológica, dejando a los ciudadanos de ambos países preguntándose, una vez más, exactamente quien es responsable de la seguridad en esta zona tan susceptible.

Las escuelas en México permanecerán cerradas hasta la próxima semana, mientras que aerolíneas y compañías de cruceros han cancelado sus viajes al Caribe Mexicano y se intensifican las revisiones en aeropuertos y terminales de autobuses en todo el mundo.

Pero en la frontera de México-Estados Unidos, poco ha cambiado por el brote de gripe porcina.

Los vendedores de tacos siguen caminando entre los autos anunciando los exquisitos sabores de sus productos, esperando tentar así a los conductores, “asada, chicharrón, chorizo con papas”, los vendedores de dólares pasean entre los autos esperando la venta y los niños que venden dulces se acercan a los carros a ofrecerlos, como siempre.

En la garita de San Ysidro, muy pocos vendedores y peatones usan mascarillas y hasta el 29 de abril, no habían ni doctores ni autoridades de salubridad vigilando a los visitantes ni entrando ni saliendo de México.

Rick y Anna Barley caminan despreocupados por el Puente peatonal hacia Tijuana para pasar el dia. Se besan y abrazan amorosamente antes de llegar a las puertas metálicas tras las cuales tomarán un taxi amarillo.

“…No teníamos idea de lo que estaba pasando, nos aca-bamos de enterar de esto… vamos a ir de todas maneras para apostar un rato en el Caliente”, dice Rick.

La doctora Maria Teresa Cerqueira, jefa de la oficina de la frontera en Mexico/Estados Unidos de la Organización Panamericana de la Salud, admite que las autoridades están preocupada por los recientes casos de gripe porcina en San Diego, casos mortales en Mexicali, San Antonio, Texas y otras zonas fronterizas.

“Lo preocupante es que obviamente esta frontera es muy fluida, hay mucha comunicación de ambos lados y con el distrito federal, entonces hay que estar alerta. Ya hay medidas de por lo menos estar revisando de cuando vienen personas sobre todo del Distrito Federal…” explicó la doctora, “ya hay capacitación a los agentes de emigración para tomar ese tipo de medidas”.

Pero no hay ningún cambio observable en la frontera, al menos no en la garita de San Ysidro, a pesar de que sigue siendo la frontera terrestre más cruzada del mundo, con un cruce promedio de 74 mil personas diarias, similar al flujo del aeropuerto de la ciudad de México.

Autoridades municipales y estatales están instalando puestos sanitarios en espacios concurridos en Tijuana y San Diego. Las calles, cines y restaurantes están menos llenos que de costumbre.

El gobernador de Baja California, José Guadalupe Osuna Millán, explica que la frontera no ha sido parte de la contingencia local debido a estar bajo administración federal, responsable de restringir o cambiar los operativas del acceso a la garita internacional.

“Ahí si, les pedimos el apoyo a los medios de comunicación Es muy difícil que estemos parando a cada uno de los visitantes”, dijo el mandatario estatal.

Lucia Velázquez, residente de Tijuana que cruza al menos tres veces a la semana a San Diego considera que esta falta de precaucion es extraña, pero además muy preocupante.

“De parte de la frontera no, no ha habido precaución creo yo… porque he pasado caminando y no preguntan nada, ni revisan, los de emigración no tienen cubrebocas ni nada de eso”, dice Velazquez.

Return to the Frontpage