March 27, 2009

Clinton visita Mexico durante un periodo de crisis en ambos lados de la frontera

Por Mariana Martínez

La visita de Hillary Clinton como secretaria de Estado a México ha dejado ver las múltiples tensiones que existen entre los dos países: la discusión de si es México un “estado fallido”, la lucha contra las drogas, el muro y las recientes declaraciones del presidente Obama que apuntan a proteger la frontera de Estados Unidos con más soldados.

Mientras tanto, México vive una serie de paros, protestas y tomas de empresas, —como los ingenios de Veracruz—, que dejan ver que la crisis financiera ha dado paso a una profunda crisis social en la que los ciudadanos están tomando las calles para mostrar su frustración y descontento.

Justo el pasado lunes 23, alrededor de 500 camioneros y transportistas de Baja California se unieron al paro nacional convocado por líderes del transporte que buscan una subvención al precio del Diesel, para que se establezca y congele a un precio de 6 pesos el litro.

“El combustible nos ha incrementado en un 28% en los últimos meses” explicó Rogelio Badillo de la Cámara Nacional de Auto Transporte de Carga (Canacar) en Tijuana, “este costo lo hemos absorbido nosotros como industria pero ha llegado un punto en que hasta las empresas más viejas estamos al borde de la quiebra”.

Eso, aunado a la reciente negativa de EU de continuar con el programa piloto de camiones Mexicanos en su territorio y las sanciones económicas impuestas por México a 90 productos de importación, han creado un clima enrarecido en el que difícilmente se podrá hablar de una reforma migratoria o un programa de trabajadores huéspedes.

El Doctor Alejandro Díaz Bautista, economista investigador del Colegio de la Frontera Norte, COLEF, explica que actualmente la esperanza de una reforma migratoria se desvanece, y en cambio se habla de una renegociación del TLC.

“Fue una promesa de campaña en el partido demócrata que [Obama] iba renegociar el TLC” explicó el académico, “lo que Estados Unidos plantea es más ventajas para la sociedad de EU y más en medio de una crisis económica”.

Según la lectura de Díaz Bautista, la visita de Clinton a México tiene tanto que ver con esta renegociación que con el tema de seguridad ya que el reclamo de la sociedad estadounidense es de que se reactive la economía con la renegociación del tratado y con restringir acceso a migrantes.

“Durante la reciente visita del presidente Obama a Costa Mesa, no se veía muy abierto al tema de la reforma migratoria, ya que su discurso fue en el tenor de que todos tienen que tomar su lugar a como entraron a Estados Unidos” agregó Diaz.

Baja California y California: Frente de una crisis colindante

En el entorno regional, el Doctor Díaz Bautista, explica que en los primeros 14 años del TLC, si hubo crecimiento en el comercio y inversión extranjera directa en la región de Baja California y California.

“Sin embargo, los impactos de la crisis, desde mediados del año 2008 hasta ahorita han resultado en una caída en la inversión extranjera directa y el comercio y en el crecimiento económico; El TLC no está en su mejor momento porque los países toman medidas que van en contra de la apertura comercial” explicó.

En términos comparativos, la economía de California es enorme, representando el 13% de la economía de EU, mientras que Baja California, a pesar de ser un estado fuerte, representa solo el 3.5% de la economía de México.

“Para darnos una idea: los condados de Orange y Los Ángeles producen más que todo México” dijo Díaz Bautista.

Por ello, la economía de Baja California depende totalmente del ciclo económico de California, tanto que tienen una sincronización económica donde los repuntes y bajas son simultáneas.

“Esta total dependencia la podemos ver con el índice de desempleo más elevado tanto en California como en Baja California en los últimos 10 años. En California acabamos de llegar al índice de 10% de desempleo” explicó Díaz Bautista, agregando que la estrategia ahora es observar las reacciones del mercado en base a los estímulos impulsados por EU y esperar que las grandes compañías de la región fronteriza “aguanten” hasta que se estabilice la economía mundial.

Return to the Frontpage