March 20, 2009

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Luisa Fernanda Montero

La epilepsia también es asunto de hombres

De acuerdo con su naturaleza y con el papel que les ha dado la sociedad, los hombres son proveedores por excelencia.

Para ustedes, caballeros, el dar, el proteger y el cuidar a los suyos, es ‘cosa de hombres’, y la medida en que cumplen su misión, es directamente proporcional a su autoestima.

Así, la sociedad tiende a ignorar sus necesidades dándole prioridad a las mujeres y a los niños, en muchos aspectos, pero sus necesidades están ahí, son reales y usted necesita enfrentarlas; de ello depende en gran medida que pueda seguir siendo el hombre que es.

De su bienestar depende el de su familia, y si es cierto que condiciones como la epilepsia pueden ser difíciles de afrontar, también es cierto que a la hora de adaptarse adecuadamente a un tratamiento, los hombres son mucho más difíciles que las mujeres.

Muchos —si no todos— hemos escuchado a algún, muy masculino, pariente cercano renegar de nuestros amigos los médicos, llamándolos matasanos y rechazando neciamente la posibilidad de rebajarse a obedecer sus instrucciones, en una cantaleta que no acaba hasta que la enfermedad y el dolor hacen su triunfal aparición.

La necedad masculina ante la medicina es habitual, pero lo cierto es que cuando se trata de una condición como la epilepsia, hay que tomar precauciones, apegarse decididamente al tratamiento y seguir las instrucciones y los consejos de su médico o neurólogo, sin remilgos.

Y cuando hablamos de seguir instrucciones, nos referimos a seguirlas al pie de la letra, aun cuando sienta que los efectos secundarios y los cambios hormonales son más molestos de lo que esperaba o que al disminuir los ataques ya no necesita continuar consumiendo los medicamentos, nunca es recomendable tomar decisiones al respecto sin el conocimiento de su médico; de hacerlo estaría cometiendo un gran error.

La forma en que la epilepsia afecte su vida depende de muchos factores, su edad, su estilo de vida y sus hábitos en general pero sobre todo, de la forma como usted decida asumirla.

La concurrencia de los ataques epilépticos puede interrumpir en cierta medida su vida cotidiana, eso es cierto, pero también es cierto que un tratamiento responsable, la medicina adecuada y el apoyo de su médico harán que estos disminuyan notoriamente o hasta desaparezcan en la gran mayoría de los casos.

Un ataque epiléptico es el resultado de una reacción eléctrica de su cerebro, como la diabetes se debe a un desequilibrio en los niveles de azúcar, no implica debilidad o inestabilidad. Con la ayuda de su doctor seguramente encontrará la mejor forma de tratarlos y continuar adelante con su vida.

Para obtener más información sobre como controlar su condición y tener calidad de vida, visite: www.fundacionparalaepilepsia.org o llame al 1-866-748-8008.

Return to the Frontpage