January 23, 2009

Los deseos de la frontera para Obama

Por Mariana Martínez

“Yo le diría al presidente que arreglara la emigración”, dice James López, de 43 años, mientras hace fila en la garita de San Isidro para ingresar a Estados Unidos.

Como él, una larga espera de personas a bordo de 400 autos por fila y 800 peatones buscaban entrar a San Diego, al mismo tiempo que Barak Obama hace su juramento como el presidente número 44 del vecino país.

Para millones de personas en todo el mundo, la llegada de Obama a la presidencia es una esperanza de cambio de la política exterior de Estados Unidos, pero pocos se ven más directamente afectados por ella, que los mexicanos, especialmente los que viven a lo largo de 3 mil millas de frontera.

“Yo le diría primero que nada, felicidades, que todos lo estamos apoyando para que su llegada traiga lo mejor, pero luego le pediría que resolviera la crisis económica que nos afecta tanto” dijo Berenice Valencia, Tijuanense que cruza diario a San Diego para llevar a su hija a la escuela.

Valencia no es la única que puso el tema económico por encima de la emigración.

Y es que según recientes estudios realizados por el Instituto Hispanico Pew, el tema de la reforma migratoria y el alto a las redadas, esta quedando olvidada entre las prioridades de los propios estadounidenses hispanos.

El estudio, realizado por Mark Hugo López, se titula “La emigración deja de ser prioritaria” y fue publicado apenas el 15 de enero del 2009.

En el estudio se encontró que el tema de la reforma migratoria ha descendido en importancia, de manera precipitada, para el grupo más afectado por este: Los Latinos, ya que sólo uno de cada tres Latinos consideran que el tema migratorio es “de extrema importancia”.

En las encuestas, realizadas entre hispanos adultos de todo el país, en el periodo del 3 al 10 de diciembre pasado, el tema número uno era la economía, con 57% de los votos, seguida de educación, salud y seguridad nacional.

No es sino hasta el sexto lugar que aparece la emigración, superada incluso por el tema de la ecología y el medio ambiente.

Estas respuestas no deben de sorprendernos ya que son los hispanos quienes se han visto desproporcionadamente afectados por la crisis.

Al menos 14 millones de personas viven en Estados Unidos como indocumentados, —la mayoría hispanos, haciéndolos más vulnerables a despidos, fraudes y maltrato laboral.

Una cantidad desproporcionada de hispanos depende directamente de los trabajos de construcción y prestación de servicios, los cuales se han desplomado durante el último año.

Por si fuera poco, son los hispanos los que menos posibilidades tienen de tener seguro médico y los principales afectados en la crisis hipotecaria y los fraudes de préstamos.

A pesar de este cambio de prioridades, el estudio Pew indica que los hispanos son optimistas del desempeño de Obama, con 72% vaticinando un periodo presidencial exitoso, en contraste con el del ex/presidente Bush, donde el 54% opinó que sería recordado por sus numerosos errores.

Y no es para menos, en las elecciones, 74% de los encuestados dijeron estar interesados como nunca en la política, más de la mitad dijo haber participado en alguna actividad política además de votar y 47% de los votantes de entre 18 y 29 años, dijeron que esta fue la primera vez que participaron en una elección.

El optimismo no parece ser exclusivo de los hispanos, ya que el presidente mexicano Felipe Calderón declaró ante los medios que el éxito de la presidencia de Obama traería éxito a México.

Durante su gira por el estado de Michoacán, —estado expul-sor de migrantes a Estados Unidos—, Calderon hizo referencia a la espranza que tiene con la llegada de Obama al poder.

“Y quiero desde aquí, desde esta tierra de gente humilde pero muy trabajadora, gente esforzada, gente pobre, gente que extraña a sus hermanos, a sus tíos, a sus hijos que están en Estados Unidos, quiero desearle sinceramente, a nombre de todos los mexicanos, el mayor éxito en la gestión al nuevo presidente de los Estados Unidos, Barack Obama” dijo Calderon.

Raúl Cordero, Tijuanense atrapado como muchos en la espera de la garita, dio en el clavo al decir, “lo que espero de Obama es que sea compasivo y atienda las necesidades apremiantes”.

Parece que por ahora, las necesidades apremiantes de los latinos y el resto del mundo, no incluyen en el futuro cercano, la reforma migratoria.

Return to the Frontpage