January 2, 2009

Alertan por Destrucción de Sitios Arqueologicos a Cambio de Campos de Golf en Ensenada

Magnate Texano Busca Privatizar Playas Mexicanas en Baja California

Exigen Mexicanos a Gobierno Federal Respetar Punta Banda

Por Sergio Flores

ENSENADA, Baja California - Un total de 8 sitios arqueológicos en 107 hectáreas costeras, así como flora endémica, desaparecerían para dar paso a campos de golf con una inversión de 7.5 millones de pesos que invertirá el magnate texano Hill Red McCombs, en Punta Banda, al sur de Ensenada en Baja California Norte y todo cambiará, hasta el nombre del lugar que será denominado “Punta Brava”.

A cambio del patrimonio arqueológico heredado por los primeros pobladores de la península bajacaliforniana y los vestigios de campamentos de Concheros en Punta Banda se erigirán ahí mismo, cabañas, cines, centros comerciales y desde luego, campos de golf donde los inversionistas han advertido que los lugareños podrán entrar “pero solo en ciertos días”.

Y es que la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales SEMARNAT del Gobierno de México, antes del 30 de enero deberá entregar la aprobación o el rechazo al trámite denominado Manifiesto de Impacto Ambiental que la Flagship Group de McCombs ha solicitado para que le sea autorizada la realización del desarrollo inmobiliario “Punta Brava” a construir sobre las tierras de Punta Banda.

Socio de Flagship Group y del famoso golfista Tiger Woods, Red McCombs cuenta con una fortuna calculada en mil 300 millones de dólares, ocupa el lugar 38 de la clasificación de la revista Forbes entre los hombres más ricos de Estados Unidos y el 297 entre los 400 más acaudalados del mundo.

La riqueza del texano proviene de inversiones en energéticos y bienes raíces y entre las empresas que ha fundado se encuentran las de Automotive Group y Clear Channel Communications. Ha sido dueño de los equipos profesionales de basquetbol San Antonio Spurs y Denver Nuggets, así como de los Vikingos de Minnesota, de fútbol americano.

EL RECHAZO

El proyecto “Punta Brava” ha provocado el rechazo en Ensenada entre distintos sectores social, cultural, de profesionistas, ambientales y académicos quienes han advertido que de aprobarse ese desarrollo inmobiliario por la SEMARNAT, se privatizarían esas hermosas playas y se arrasará con sitios arqueológicos, fauna, flora y paisajes naturales.

Para el Geólogo Carlos Lazcano Sahagún, el proyecto turístico “Punta Brava” no beneficia a la comunidad porque “es un proyecto de elites, exclusivo y excluyente, promovido por intereses extraños a Ensenada. Tiende a crear pocos empleos de bajos sala-rios, exporta los ingresos reales e impacta negativamente el ambiente y los recursos cul-turales”.

Lazcano destacó que el estudio para conseguir el Mani-fiesto de Impacto Ambiental ante SEMARNAT evita mencionar por parte de la empresa del magnate texano, el acceso público a la Zona Federal Marítimo-Terrestre, es decir, a las playas “que por ley debe estar garantizado a los ciudadanos mexicanos por tratarse de un bien nacional”.

En tanto, Moisés Santos, Oceanólogo y ambientalista, aseguró que el proyecto “Punta Brava” no debe ser aprobado por la SEMARNAT pues deja fuera aspectos culturales y estéticos, como la presencia de grupos étnicos, y la identificación, localización y caracterización de recursos culturales y religiosos, lo que pasa por alto la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos.

Lo anterior fue expresado durante una consulta ciudadana convocada en días pasados por la SEMARNAT en Ensenada en la que los desarrolladores expusieron sus argumentos del proyecto “Punta Brava” que en febrero la SEMARNAT rechazó y evitó aprobar el Manifiesto de Impacto Ambiental MIA, a The Flagship Group por incumplir normas de protección ambiental y arqueológica.

PARA MILLONARIOS

Brian Tucker, vicepresidente de Flagship Group, aseveró que la empresa “respetará escrupulosamente” las leyes mexicanas y ante las inconformidades ciudadanas ironizó:

“¡Claro que habrá paso para la gente de Ensenada a la zona federal marítima! Y no sólo eso: también se organizarán visitas de grupos de estudiantes a los sitios arqueológicos y hasta podrán entrar a jugar golf los ensenadenses que así lo deseen, en determinados días del año. Es más, si alguien les impide entrar, que me hablen y yo resuelvo”.

Tucker dijo que se enamoró de este “lugar mágico de Ensenada” cuando lo conoció, hace más de tres años, “escondido entre nubes y montañas”. Invitó al dueño del terreno, Rubén González Peña, para que se asociara con él y construir un sitio “al que vendrá gente de todo el mundo, de Asia, de Inglaterra, de Estados Unidos y de México también, pero gente como Carlos Slim”.

Según el plan de comercialización de Flagship Group, Punta Brava ofrecerá 40 terrenos privados y 99 villas con vistas al océano Pacífico. El valor de los predios va de tres a 12 millones de dólares. Cada villa costará entre 1.7 y 7.5 millones de dólares. Habrá un total de 385 membresías de golf disponibles.

LOS HOYOS Y LA CERCANIA CON EL GOBIERNO

Respecto al primer campo de golf con vista al océano, diseñado por Tiger Woods, dijo que será único en el mundo. Incorporará la topografía, y algunos hoyos se jugarán sobre el agua, “con lo que se logrará un cierre dramático del recorrido”.

“Aunque unos cuantos ambientalistas se oponen al proyecto, estamos seguros de que todo saldrá muy bien, porque nosotros estamos muy cerca del gobernador (de Baja California José Guadalupe Osuna) y de (el Presidente de México) Felipe Calderón”, dijo el estadunidense Tucker.

Return to the Frontpage