February 27, 2009

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Luisa Fernanda Montero

Haciendo camino al andar

Las actividades diarias, el trabajo y la rutina en general, muchas veces nos distraen del cuidado de nuestra salud, lo que a la larga puede traernos graves consecuencias.

Lo paradójico, es que precisamente de nuestra salud, depende que podamos continuar desenvolviéndonos en todas las demás actividades que hacen parte de la vida.

Si no estamos bien, no podremos trabajar ni proveer para los nuestros, por eso es indispensable recapacitar sobre las posibilidades que tenemos de mantener una condición física saludable.

Debemos cuidar nuestros hábitos alimenticios y comprometernos a darle a nuestro cuerpo los nutrientes que necesita para permanecer saludable; pero nuestra salud no depende sólo de eso, depende también de la actividad física; y lo cierto es que no necesitamos hacer grandes esfuerzos para revitalizar nuestro cuerpo.

Si tenemos a disposición espacios adecuados para ejercitarnos, tanto mejor, pero si no es así, el sólo hecho de hacer una pequeña caminata diaria, nos traerá incontables beneficios.

Caminar es una de las actividades más beneficiosas para nuestro organismo y todo lo que necesitamos es un poco de disposición y un par de zapatos adecuados.

Este ejercicio activa las energías corporales, disminuye el estrés, tonifica los músculos, aumenta el número de calorías que gasta nuestro cuerpo manteniéndonos en forma y fortalece músculos y huesos.

Pero si aun no se convence de las ventajas de una refrescante caminata matutina, debo recordarle que caminar disminuye notablemente sus riesgos de contraer enfermedades cardiacas crónicas.

Si hace mucho tiempo que no camina para ejercitarse, lo mejor es que empiece con una caminata corta, unos pocos minutos cada día, le proporcionaran una inyección de energía que lo sorprenderá.

Paso a paso y de la mano de su médico, si tiene alguna condición especial, puede ir aumentando la frecuencia y la intensidad de sus caminatas; si no exagera, estoy segura de que no se arrepentirá.

Si se anima, escoja un lugar seguro y use zapatos con arco de soporte, talón firme, y suela gruesa y flexible que le acolchonen los pies y suavicen el impacto y ropa cómoda que lo mantenga seco.

Los expertos recomiendan dividir la caminata en tres etapas; una lenta de 5 minutos para calentarse seguida de un paso más veloz durante la segunda etapa y finalmente otra lenta de 5 minutos en los que le dará espacio a su cuerpo para enfriarse.

Estírese antes y después de caminar y trate de hacerlo por lo menos tres veces por semana, su cuerpo se lo agradecerá y seguramente el contacto con la naturaleza lo ayudará a enfrentar el día con mucha más energía y opti-mismo.

Amigo lector de La Columna Vertebral, la Línea de Ayuda está siempre a su disposición con sus servicios de infor-mación y referidos en el 1-800-473-3003.

Return to the Frontpage