February 13, 2009

Dos jovenes de la estación naval de San Diego acusados de los delitos de intento de homicidio y lesiones calificadas

Por Mariana Martínez

Un hotel de paso. Dos mujeres llamando frenéticas a la policía. Un forcejeo, dos hombres arrestados y dos cuchillos ensangrentados. Sangre fresca en las paredes y mucho temor.

Esa fue la escena tras el arresto de dos hombres estadounidenses en un hotel en la zona de tolerancia en Tijuana, el pasado 4 de febrero.

Según el reporte, los hombres fueron arrestados por policías municipales en el hotel 732 en la zona centro de Tijuana, luego de que intentaran atacar a dos mujeres y al encargado del hotel.

A decir de las mujeres —hermanas dedicadas a la prostitución—, ambos hombres llegaron al lugar pidiendo sus servicios; cuando ya estaban en la habitación, uno de ellos se enfureció y comenzó a amenazarla con un cuchillo.

Una de las hermanas, iden-tificada como Belén, madre de 5 hijos, recibió puñaladas en el pecho, mientras que el empleado del lugar, —de 62 años de edad—, sufrió puñaladas en la espalda al tratar de defender a las mujeres. Ambos heridos fueron hospitalizados pero se están recuperando.

“Los muchachos se veían normales, limpios, no venían tomados ni drogados”, dijo la hermana de Belén, quien salió ilesa.

Los detenidos son los marinos estadounidense, Joshua Dockery y Jarrett Monzingo de 27 y 22 años de edad, quienes fueron detenidos bajo cargos de intento de asesinato.

Los jóvenes fueron alojados inicialmente en las celdas ubicadas en la calle octava, pero fueron trasladados a la penitenciaria de Tijuana, ubicada en la Mesa, el sábado pasado.

Ambos recibieron auto de formal prisión por parte del Juzgado Tercero de lo Penal por los delitos de homicidio en grado de tentativa y lesiones calificadas.

Pero ahora, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) acaba de anunciar que estos hombres son acusados formalmente por el asesinato de una mujer, ocurrido el pasado 17 de enero, en la misma zona de tolerancia.

La zona donde ocurrió el incidente del 4 de febrero y el asesinato del que ahora se les acusa, es conocida como “la Coahuila”, una zona ubicada en el primer cuadro de la zona centro de Tijuana, donde se ejerce abiertamente la prostitución.

Según la acusación formal de estos nuevos cargos de asesinato, Mayte Victoria Delgado Flores, de 19 años de edad, era una trabajadora sexual empleada en el hotel Lafayette, ubicado en avenida Revolución entre las calles Tercera y Cuarta de la zona Centro.

El 17 de enero, Dockery y Monzingo entraron al hotel solicitando sus servicios, pero luego de retirarse con Dockery a la habitación número 5 del hotel, Delgado fue encontrada sin vida.

Su cuerpo estaba oculto bajo la cama.

Según las investigaciones forenses, Delgado murió por asfixia, a decir de testigos, a manos de Dockery.

Empleados del Lafayette aseguran que las cámaras de video del lugar ponen a Dockery en el lugar del asesinato y que incluso este estaba usando la misma camiseta el día del asesinato de Delgado y el día de su arresto.

Por su parte un comunicado emitido por la oficina de relaciones públicas de la estación naval de San Diego, —donde estaban asignados ambos jóvenes—, dice que las autoridades ya tienen conocimiento del caso, ya se han contratados abogados mexicanos para representar a los acusados y se les está proveyendo con los artículos necesarios para su subsistencia en la penitenciaria de La Mesa.

Desde el 2003, existe una prohibición expresa para cualquier elemento de las fuerzas armadas de los Estados Unidos, para viajar a Tijuana sin autorización expresa de sus superiores.

Se establece además dejar claramente dicho a dónde van y por cuánto tiempo estarán fuera de Estados Unidos.

Esta mediada ha sido muchas veces criticada por el actual alcalde Jorge Ramos, así como por impulsores del comercio y la atracción turística, quienes aseguran que la violencia, no esta dirigida a los turistas, por lo que no hay razón para que estos dejen de visitar la ciudad.

Return to the Frontpage