April 24, 2009

México del Norte
Por Jorge Mújica Murias

Violando papeles

Siempre me ha llamado la atención que en Estados Unidos se hable de “abuso de drogas”, en vez de drogadicción. El término ése de “abusar de las drogas” se me hace como poner la carreta delante del burro, y darle cualidades humanas a un objeto. El que “abusa de las drogas” me suena así como a un cuate que torturó un carrujo de mariguana, o que secuestró una pobre pastilla de alucinógenos.

Pero ahora hay un caso interesante de abuso de un objeto, y que se relaciona con la inmigración.

Sucede que un juez en Colorado, James Hiatt, del condado de Larimer, decidió suspender una investigación sobre el llamado “robo de identidad”, que un par autoridades promovieron desde hace un año en contra de una agencia que prepara declaraciones de impuestos y en contra de centenares de sus clientes, varios o muchos de ellos obviamente indocumentados.

La decisión de juez es muy curiosa: se basa en la idea de la privacidad, no de los clientes, sino de los documentos usados para hacer las acusaciones.

Los pobrecitos papeles que fueron abusados son las declaraciones de impuestos de los clientes. Y ni siquiera las declaraciones, sino los papeles que estaban llenando para preparar sus declaraciones de impuestos. Después de recibir una “llamada anónima de un texano”, el fiscal del condado de Larimer, Ken Buck y el Departamento de Alguaciles del condado Weld decidieron valientemente que era hora de parar a los horrendos criminales que estaban tratando de pagar impuestos, y le confiscaron toda la documentación a la compañía “Amalia’s Translation and Tax Services”, del poblado de Greeley en una acción bajo el nombre de “Operation Numbers Game” Operación Juego de Números. (¿Y de dónde se sacan los gringos estos nombres tan rimbombantes que los hacen aparecer como si fueran operativos de James Bond o la CIA en contra de algún gobierno extranjero?).

El caso es que los papeles de mil 300 personas fueron requisados por el sherife y usados por el fiscal para acusarlos de… bueno, pues de querer pagar impuestos con identidades robadas.

Pagadores de Impuestos Fregados

La valiente acción del sherife valió para puro gorro, porque el juez Hiatt le hizo caso a una apelación que presentó en defensa de los inmigrantes, la Asociación Americana de Derechos Civiles, que argumenta que los papeles incautados son confidenciales de acuerdo con la ley federal fiscal. El sherife y el fiscal dicen que no son confidenciales porque nunca llegaron a las manos del Servicio de Impuestos Internos (el temido IRS), así que no son confidenciales.

A Hiatt no le causó mayor impresión el argumento de que si era primero la gallina o el huevo, y declaró que la incautación de los papeles violó los derechos privados de las personas que se estaban preparando para declarar los impuestos.

Más aún, para que nadie vuelva a abusar de los pobrecitos papeles, ordenó su devolución o su destrucción en los próximos siete días.

Si los devuelven, los mil 300 afectados seguirán afectados, porque eran los impuestos del año pasado, y de seguro ya los multaron por no declarar impuestos a tiempo. Si los destruyen, pues igual seguirán afectados, porque entre esos papeles hay formas W-2 y W-4 y otras necesarias para pagar los impuestos.

Pero lo peor del caso es que unos 60 de esos inmigrantes cuyo delito fue tratar de cumplir con las leyes de Estados Unidos y pagar impuestos aunque no reciban beneficios, ya se declararon culpables de robo de identidad, y de “asumir penalmente la identidad de otra persona”. Todos ellos gozan ya de tremendas condenas, que la ley establece en no menor de dos y no mayor de cinco años de cárcel, más las correspondientes multas.

El leguleyo defensor de los papeles, el juez Hiatt, dice que no puede revertir esos casos, pero que “por lo menos algunos acusados tratarán de retirar sus declaraciones mediante litigios”.

Como quien dice, los papeles quedarán a salvo, pero los inmigrantes quedarán tras las rejas, y en una de estas serán deportados, a menos que inicien otro juicio, bajo una demanda por el uso indebido de sus papeles.

Es nomás otro ejemplo del idiotismo rampante de este sistema migratorio. Te odian porque no respetaste una ley al cruzar la frontera sin papeles, y luego te odian porque trataste de respetar la ley y pagar tus impuestos como si fueras ciudadano de Estados Unidos.

Quién los entiende….

Contacto Jorge Mújica Murias at mexicodelnorte@yahoo.com.mx

Return to the Frontpage