April 17, 2009

Comentario:

Embargo

Por José R. Uzal

El embargo a Cuba comenzó hace 47 años, cuando el mundo estaba en el apogeo de la guerra fría. Es una reliquia de aquellos tiempos que continua en vigencia y sigue siendo motivo de controversia.

Está comenzando la onceava administración de Estados Unidos desde que el Presidente Kennedy expandió el embargo parcial impuesto por el Presidente Eisenhower.

Durante la administración del Presidente Bush se apretaron las restricciones de envío de fondos y viajes por los cubanos residentes en Estados Unidos. El gobierno por su parte continuó comerciando con Cuba llegando a una cifra mayor de comercio que la del total de todas la previas administraciones. Casi un millón de Estadounidenses viajaron a Cuba durante el periodo de Bush a través de terceros países o directamente con visas especiales. La única concesión al embargo es que el comercio con la isla se llevó a cabo en efectivo. Al presente no hay créditos disponibles para negociar con Cuba. Bush nunca trató de enforzar la ley Helms-Burton lo que le permitió a las grandes corporaciones internacionales hacer negocios con Cuba.

Con el advenimiento de la nueva administración se ha renovado el interés en el embargo. El llamado exilio histórico que se ha opuesto a la eliminación del embargo está desapareciendo debido a la marcha inexorable del tiempo. Los hijos y nietos del exilio histórico no tienen la misma pasión a favor del embargo. A la opinión pública norteamericana solo le interesa poder viajar a Cuba como lo hacen los Europeos. Los cubanos que residen en Estados Unidos, pero que no son parte de los exiliados de los 60, solo les interesa poder visitar a Cuba y ayudar a su familiares. Al resto de los extranjeros que viven en Estados Unidos, con o sin documentos, les interesa que termine el embargo y las prerrogativas que reciben los cubanos en materias de inmigración.

A pesar de todos estos factores, la eliminación del embargo sería un error garrafal que Estados Unidos lo levantará unilateralmente. Ninguno de los grupos antes mencionados toman en consideración a los miles de cubanos que sufren en las mazmorras del gobierno cubano, por el solo hecho de no estar de acuerdo con el gobierno. A ninguno de ellos les importa que por 50 años el gobierno cubano ha obligado al pueblo cubano a conspirar para obtener el pan de cada día, para que no conspiren contra el gobierno. Ninguno de los grupos que quieren levantar el embargo se preocupa por la condición política, social y económica del pueblo cubano. A ninguno de ellos le preocupa cómo va pagar el gobierno cubano por lo que nos compra si se le otorgan créditos.

El gobierno cubano ha estado en libertad de hacer negocios con el resto del mundo desde que se inició el embargo. La condición presente del pueblo cubano no es culpa de Estados Unidos. Es culpa de sus gobernantes y su sistema de gobierno.

Levantar el embargo solo para que los Estadounidenses tengan acceso al sol, la arena y el sexo que ofrece Cuba sería criminal. No se debe levantar el embargo hasta que el gobierno cubano libere sus presos politicos y le brinde libertad de expresión a sus ciudadanos.

José R. Uzal (uzal@msn.com) escribe para el Latino Semanal., en West Palm Beach FL, sobre temas de interés para los hispanos parlantes.

Letters to the Editor Return to the Frontpage