April 10, 2009

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Marangely Rodríguez

Proteja a quienes ama

Para muchos, una póliza de seguro de vida es algo innecesario, costoso o que debe adquirirse cuando se es mayor. La realidad es que si alguien de su familia depende financieramente de usted, debe considerar seriamente en adquirir una póliza de seguro de vida.

Un seguro de vida le brinda seguridad en momentos de crisis financiera, como los que vivimos y es muy posible que descubra que los beneficios son superiores a los costos.

Una póliza será muy útil si está soltero pero su familia depende de su asistencia económica, si está casado, para que su cónyuge no se vea desprovisto de sus necesidades, si tiene hijos, si tiene una vivienda, o si está retirado o está por retirarse, es hora de considerar un seguro de vida.

Existen dos tipos de seguro de vida: el seguro de vida a término y el seguro de vida permanente. El seguro de vida a término o temporal es aquel que paga al beneficiario en caso de muerte del asegurado. Esta póliza tiene una vigencia de 1 a 30 años y es la póliza ideal si tiene un presupuesto apretado, ya que ofrece una cobertura alta por una prima más baja. Según el Insurance Information Institute las primas de los seguros a término están hoy día en su momento más bajo.

Otra de las ventajas de éste seguro, es que si opta por la renovación garantizada (renewal guarantees), al final del término no tiene que someterse a un examen físico para comprobar que está en condiciones o califica para la póliza.

El seguro de vida permanente es aquel que no está sujeto a un término específico, paga los beneficios en caso de muerte sin importar si es en 10 o 100 años. Sus primas son más altas pero tiene la flexibilidad de que en caso de que no pueda continuar pagando, por un tiempo limitado, lo que haya acumulado puede seguir sosteniendo el seguro. Además, si se mantiene pagando sus primas no tiene que preocuparse por problemas de salud futuros.

Para asegurarse de conseguir la póliza que más se ajuste a sus necesidades y condición financiera, adquiera el seguro cuando se encuentre en buena condición de salud. De no ser así, trate de llevar un estilo de vida saludable para que la póliza sea más baja.

Asegúrese con una compañía de prestigio y revise su póliza cuando haya cambios en su estilo de vida; si compra una vivienda, se casa o se divorcia, tiene un hijo o un nuevo dependiente.

Haga sus cálculos, piense en los que ama y la tranquilidad que significa que se encuentren protegidos si usted falta.

Amigo lector de La Columna Vertebral, para acceder a servicios en su comunidad llame a La Línea de Ayuda de La Red Hispana al 1-800-473-3003.

Return to the Frontpage