April 10, 2009

Comentario:

Easter/Pascua

Por Jose R. Uzal

La liturgia cristiana conmemora dos eventos céntricos a la fe: el nacimiento y la muerte de nuestro señor Jesucristo. Ambas fechas se han diluido en el mundo moderno y laico convirtiéndose en eventos comerciales y oportunidades de ocio. En EE.UU. le añadimos la doctrina de separación entre el Estado y la Iglesia y terminamos con algo totalmente diferente a la idea original. Signos de rebelión contra esta situación comienzan a aparecer en nuestra sociedad y la religión organizada se ha unido y ha comenzado a protestar la eliminación de Cristo de las fiestas navideñas pero pocos hablan de la misma situación en la Pascua.

La fe ciega en los dogmas es difícil de mantener sin influencias externas pero comprender de donde proceden estas tradiciones nos ayuda a mantener y propagar las creencias cristianas.

Al llegar a esta sociedad, no importa a que edad, perdemos tiempo en adaptarnos y comprender las nuevas costumbres y las nuevas interpretaciones de nuestras creencias. Easter o Pascua es uno de los mejores ejemplos de esta situación.

Easter al traducirse, no es exactamente Pascua. El nombre Easter tiene una etimología totalmente pagana basada en la diosa Anglo-Sajona del amanecer: Eoster. El festival de esta diosa se celebraba cerca del Equinoccio de Primavera. Hoy en día “Easter”se celebra el domingo siguiente a la luna llena que sigue o cae en el Equinoccio Primaveral. La diosa Eoster era honrada con ritos al amanecer. Hoy en día honramos a Cristo con servicios religiosos al amanecer del Domingo de Resurrección.

No podemos culpar a nadie de estas tradiciones que nos trajo el sincretismo Anglo-Sajón, como no podemos culpar el sincretismo Español que nos trajo las religiones afro-caribeñas. Ambas culturas usaron el sincretismo para propagar la fe y establecer la creencia de los fundamentos cristianos.

Los Anglo-Sajones son gente de climas fríos acostumbrados a celebrar el fin del invierno. La primavera es el comienzo de un nuevo ciclo de vida y era para ellos el comienzo del calendario. La diosa Eoster era también la reina de la primavera, como lo era la deidad escandinava Freyra, diosa del amor matrimonial y de la fertilidad de la cual nos llega el nombre en Inglés del viernes (Friday). Lo cual hace apropiado honrarla celebrando ¨Good Friday¨, nuestro viernes santo. Si usted se ha preguntado el por qué de llamarle “Buen Vierrnes”, el día de la crucifixión ya tiene la respuesta.

En la Pascua Anglosajona los conejos son muy populares. Son el símbolo de la fertilidad y eran sagrados para la diosa Eoster y las creencias de aquel tiempo le atribuían a la dicha diosa el tomar la forma de conejo.

El Equinoccio Primaveral cambia el balance del día de oscuro a claro, desaparecen las largas noches invernales y la luz solar aumenta. Las gallinas sienten este cambio y comienzan a poner huevos. Los creyentes en Eoster, iban al bosque a buscar huevos de las diferentes aves y le ofrecían cestos de estos huevos de diferentes colores a Eoster. El huevo, desde tiempos paganos ha sido el símbolo de un nuevo comienzo, de purificación y de propiciar calma a los muertos, abriéndoles el camino a los vivos. Cuando Plutarco, filósofo y sacerdote del Oráculo de Delfos, pregunta: ¿quién se creó primero, la gallina o el huevo? Alejandro contesta que el Misterio Orifico enseña que el huevo es el origen de todas las cosas.

Pascua, en español, es el tiempo pascual. Comprende cincuenta días (en griego “Pentecostés”, vividos y celebrados como un solo día: “los cincuenta días que medían entre el domingo de la Resurrección hasta el domingo de Pentecostés se han de celebrar con alegría y júbilo, como si se tratara de un solo y único día festivo, como un gran domingo” (Normas Universales del Año Litúrgico, n 22).

Pesach (Pascua) es la palabra hebrea para Passover. Mientras los paganos celebraban los ritos de primavera los Judíos celebraban Pesach, el aniversario del día en que Dios los liberó de la esclavitud en Egipto. Dios demandó el sacrifico del primogénito de cada familia, pero prometió pasar por alto aquellas casas que tuvieran la sangre de un cordero en los dinteles de las puertas. Los cristianos le atribuyen un sentido más profundo de sacrificio del Pesach. Cristo fue crucificado el viernes del Pesach y resucitó el Domingo de Pesach. Cristo es el supremo cordero de Dios, su sacrificio ha puesto su sangre en los dinteles de las puertas de nuestros corazones. Por lo tanto en el Juicio Final Dios perdonará (pasará por alto) aquellos que crean en Cristo.

Más importante que el origen de Easter es lo que significa para los cristianos hoy en día. Si vemos en Easter conejos, huevos de chocolate, cestos de flores y huevos, si llevamos a nuestros hijos a buscar huevos y los entrenemos coloreándoles huevos y comprándoles conejos estamos perdiendo el significado de la Resurrección.

Easter-Pascua es el día en que Cristo se levantó en triunfo de la tumba y reclamó la victoria sobre la muerte. Porque El vive, tú también puedes vivir simplemente teniendo fe en El. Gracias a El tenemos esperanza de una vida eterna a su lado.

La Resurrección es la razón de la celebración.

José R. Uzal (uzal@msn.com) escribe para el Latino Semanal., en West Palm Beach FL, sobre temas de interés para los hispanos parlantes.

Letters to the Editor Return to the Frontpage