September 26, 2008

Capitalismo nacionalista

Por José R Uzal

El Congreso, por ser la entidad que de acuerdo a la Constitución controla el dinero en Estados Unidos, esta comenzando a considerar los planes presentados por el Departamento del Tesoro y la Reserva Federal para salvar a los prestamistas y a los compradores internacionales de hipotecas sub-estándar. La profundidad del problema que las hipotecas sub-estándar están causando en los mercados de valores mundiales y en la economía de EE.UU. es evidente.

El plan es básicamente nacionalizar las hipotecas. Las dos entidades quasi gubernamentales que controlaban el negocio hipotecario, Fannie Mae y Freddy Mac son ahora propiedad de el gobierno federal. Cuando estas entidades tenían ganancias eran privadas ahora que tienen perdidas hay que nacionalizarlas. Los bancos que emitieron las hipotecas y se las vendieron a Fanny, Freddy, los inversionistas internacionales que compraron y la compañía de seguros que aseguro las operaciones ya no tienen nada porque preocuparse. El gobierno se va a hacer cargo de todas las hipotecas. El plan costara 700,000 millones para comenzar. Para financiarlo el Congreso tendrá que autorizar un aumento en el monto de la deuda nacional a 1.1 trillones de dolares. La cantidad de dinero que se require es casi lo mismo que se ha gastado en la guerra en Iraq en los últimos 6 años.

Sencilla y llanamente, el gobierno de Estados Unidos tiene que endeudarse mas de lo que esta para resolver el problema de los que se ganaran todo el dinero vendiendo hipotecas y acciones sobre ellas. Cuando Chavez y Evo nacionalizan los activos de sus gobiernos son dictadores. Tienen que aprender de nosotros y solo nacionalizar las deudas de esa forma serán considerados estadistas sensatos.

La salida de esta crisis no esta en sacarles las castañas del fuego a los prestamistas. La solución hubiera sido salvar a los compradores ayudándolos para que no perdieran sus hogares, encauzar a los que abusaron del sistema y responsabilizar a todas la entidades federales que tenían a su cargo supervisar el negocio hipotecario. Como siempre están culpando a las víctimas por hacer todo lo posible para tener un hogar propio y una vida mejor.

Los hispanos, en comparación a los blancos, tienen el doble de la probabilidad de haber financiado la compra de su vivienda usando hipotecas caras y sub-éstandar. Por lo tanto un alto porcentaje de esas ejecuciones es contra hispanos. Los hispanos fueron los últimos en llegar a ser dueños de sus hogares y están en peligro de ser los primeros en perderlas.

El Presidente Bush estableció una meta en el 2002 de 5.5 millones de propietarios minoritarios. Si el Presidente en realidad hubiera querido llegar a su meta debió haber ordenado una moratoria en las ejecuciones hipotecarias hasta que se le hubiera encontrado una solución equitativa al problema. Desafortunadamente decido esconder el problema bajo una tonelada de deuda que tendrán que pagar nuestros nietos y que impedirá el crecimiento de la economía.

Pase lo que pase, nosotros los contribuyentes vamos a terminar pagando los platos rotos. Por lo tanto tenemos derecho de pedirle al Congreso que la ayuda le sea dada a las víctimas y no a los victimarios.

José R. Uzal (uzal@msn.com) escribe para el Latino Semanal., West Palm Beach FL, sobre temas de interés para los hispanos parlantes.

Letters to the Editor Return to the Frontpage