September 19, 2008

Comentario:

Ike

Por José R. Uzal

El 3 de enero de 1961 Dwight D. Eisenhower, Presidente de Estados Unidos en aquel entonces, conocido como Ike rompió relaciones con el regimen de Castro 3 semanas antes de que terminara su mandato. Ike fue el que establecio las bases para que el Presidente John F Kennedy impusiera, el 2 de febrero del 1961, el bloqueo contra el gobierno de Fidel Castro.

El famoso bloqueo o embargo que le impuso el gobierno de EE.UU a Cuba se ha mantenido vigente por 46 años. Cuba tiene derecho a hacer negocios con todos los países del mundo menos con Estados Unidos. Por lo menos eso es lo que el embargo significa. La realidad ha sido otra.

La administración del Presidente Bush, presionada por fuertes contribuyentes al Partido Republicano, ha permitido mas comercio con Cuba que todas las administraciones anteriores en total. Para ocultar ese hecho, Bush decidió quitarle a los Cubanos que viven en este país el permiso para viajar a la isla ver a sus familiares y redujo la cifra de dinero que se pueden enviar a Cuba.

Los grandes intereses agrícolas de Estados Unidos le pueden vender a Cuba miles de millones de dolares de mercancía en efectivo pero la madre de ¨Pedro Perez” solo puede recibir ayuda limitada de Pedro. Pedro pudo llegar a Estados Unidos porque puso pie en tierra firme al bajarse de la balsa o de la lancha de alta velocidad que lo trajo pagando un alto precio. Si no hubiera tenido la suerte de pisar tierra firme lo hubieran devuelto a Cuba.

En una de esas vueltas irónicas que da la vida, la semana pasada un nuevo Ike impacto a Cuba. Esta vez fue un huracán que cruzo la isla de punta a punta causando estragos inmensurables. Acabando de destruir a un pies que ya estaba en proceso de destrucción por el gran huracán que es el castrismo. Este nuevo Ike saco a la palestra mundial el problema cubano y suscito nuevas demandas para que se elimine el famoso bloqueo. Las nuevas voices piden desde, una suspension temporal de las limitaciones impuestas por el Presidente Bush a los cubanos en Estados Unidos para que puedan viajar y enviar dinero hasta, demandar la eliminación total del bloqueo.

Si ayudamos a Cuba hoy estamos ayudando al mismo sistema que no le brindo información y protección al pueblo cubano antes, durante y después del huracán. El gobierno cubano ha declarado que aceptara ayuda siempre y cuando sea le gobierno el que administra la distribución. Tanto los cubanos de allá como los de aquí saben que eso es una gran patraña de un gobierno que en 47 años no ha hecho nada para mejorar la calidad el vida de sus ciudadanos. Solo los encargados de repartir la ayuda serán los beneficiados.

La ayuda al pueblo cubano contra los estragos causados por este nuevo Ike deben ser afrontada por Venezuela, Nicaragua, Brazil, Mexico y todos los países europeos que envían millones de turista anualmente a disfrutar de los hoteles y actividades recreativas que están cerradas para los cubanos.

Los cubanos que viven en Estados Unidos y que impunemente van a Cuba a través de terceros países, arriesgándose a penalidades, para disfrutar de los placeres que le brinda la patria que dejaron, ahora tienen la obligación de correr el mismo riesgo e ir a Cuba a ayudar a sus familiares.

El famoso bloqueo o embargo solo existe contra ventas a crédito. La única ventaja que tendría el regimen si se llegara levantar el embargo seria el poder comprar a crédito en EE.UU. Esta perfectamente establecido que el regimen de la Habana no es un buen riesgo para otorgarle facilidades de pago.

Los estragos del huracán Ike son un problema entre el pueblo cubano, sus gobernantes y los demás países que tienen comercio con Cuba. No hay razón para suspender las sanciones ni para eliminar el embargo.

Quizás este nuevo Ike vino a terminar el trabajo que comenzó el primer Ike y marcara el comienzo del final de la pesadilla cubana.

José R. Uzal (uzal@msn.com) escribe para el Latino Semanal., en West Palm Beach FL, sobre temas de interés para los hispanos parlantes.

Letters to the Editor Return to the Frontpage