September 12, 2008

Estudiantes de UCSD hacen la diferencia en Nicaragua

Por Pablo Jaime Sáinz

Cuando estaba creciendo en Tijuana, Lisandro Maya solía pensar que el sistema de salud pública en México era un desastre.

Esa era su opinión hasta que pasó tres semanas en Managua, Nicaragua, el año pasado como parte de una organización que se dedica a mejorar el sistema de salud y la calidad de vida para las personas de la nación centroamericana.

Ahí fue cuando se dio cuenta que el sistema de salud mexicano podría estar peor –como el de Nicaragua, por ejemplo.


Nicaraguans waiting to be seen at El Hospital Antonio Lenin Fonseca.

“La infraestructura del sistema de salud pública nicaragüense, las instalaciones, el acceso a cuidado de salud para los pobres, todo eso definitivamente está peor que en México”, dice Maya, quien es estudiante de último año en biología humana en la Universidad de California, San Diego. “Yo no sabía nada de Nicaragua. Me sorprendió ver toda la pobreza que existe ahí. En el hospital, las sillas estaban rotas, los cuartos donde están los pacientes estaban calientes”.

Maya es co-director de Project Nicaragua, una organización sin fines de lucro en UCSD y UCLA que lleva a estudiantes que planean estudiar medicina al Hospital Antonio Lenin Fonseca, en Managua, donde los estudiantes distribuyen equipo medico y ayudan con las consultas diarias. También, los estudiantes van a áreas rurales para llevar a cabo clínicas comunitarias para la gente que no tiene manera de viajar a Managua.

Para poder reunir el dinero para el equipo que se lleva a Nicaragua, los estudiantes de UCSD organizan eventos para recaudar fondos, como subastas, y también venden productos en el Qualcomm Stadium o Petco Park y reciben comisiones de las ventas.

“Somos voluntarios, así que tenemos que pagar nuestro propio viaje a Nicaragua”, dice Maya, quien planea ser cardiólogo.

La misión de Project Nicaragua es llevar ayuda médica al Hospital Antonio Lenin Fonseca; mejorar el estudio clínico de las barreras al cuidado médico en Nicaragua; proveer experiencias a los futuros líderes en la medicina para mejorar el cuidado de salud de los que tienen menos; y proveer experiencias de entrenamiento a doctores de los E.U. y Nicaragua.

“Project Nicaragua me ha ayudado como estudiante en muchas maneras porque me llevó más allá de los estudios de biología y química y me rodeó de política y economía, que tienen mucho peso en los sistemas de salud en cualquier país”, dice Whitney Kelsch, una estudiante de cuarto año en la carrera que química en UCSD y co-directora de Project Nicaragua.

“También he podido ver crecer a la organización de una escala pequeña que me ha enseñado muchas habilidades que necesitaré en mis propias metas después de la escuela de medicina”, dice Kelsch.

Actualmente Project Nicaragua tiene siete miembros en UCSD y 15 en UCLA, dice Maya. Además de los estudiantes, hay un ejército de doctores voluntarios que viajan con los estudiantes cada verano para realizar las cirugías en el Hospital Antonio Lenin Fonseca.

Los estudiantes que participan en Project Nicaragua lo hacen por el amor de ayudar a otros seres humanos, dice Maya.

“No recibes compensación monetaria. Básicamente, tiene que salirte del corazón, si quieres hacerlo. Es algo de lo que te sientes orgulloso. Nuestro enfoque es ayudar a otras personas, de corazón”, dice.

Maya también dice que las personas en E.U. que quieran hacer un donativo a Project Nicaragua lo deben de hacer “para ser más sensibles a la situación fuera de E.U. Tenemos que darnos cuenta que existe un mundo allá afuera con altos niveles de pobreza. Allá, en Nicaragua, con un poco, puedes hacer una gran diferencia en las vidas de muchas personas”.

Para conocer más acerca de Project Nicaragua y hacer un donativo, visite www.projectnic.org.

Return to the Frontpage