October 17, 2008

México del Norte
Jorge Mújica Murias

Unas de cal…

Nomás entre Texas, Nueva York y Tennessee, las fuerzas anti-inmigrantes se las arreglaron el año pasado para proponer la friolera de 285 iniciativas locales o estatales de ley para fastidiarnos.

En total, a nivel nacional, sin contar la propuesta federal STRIVE de Luis Gutiérrez que criminalizaba la migración sin papeles, se presentaron durante 2007 un total de mil 59 proyectos de ley. Por lo menos ese es el total investigado por el Instituto de Política Migratoria (IPM), de la Escuela de Derecho de Nueva York, que con su información armaron un buscador de datos en Internet donde se pueden encontrar las propuestas por tema.

Por ejemplo, en términos generales, hubo 551 propuestas de ley relacionadas con la regulación del empleo o la expansión local y estatal del cumplimiento de la ley federal de inmigración. La propuesta más común es la de imponer multas o mayores castigos contra lo patrones que contraten indocumentados y así por el estilo.

De ese tipo es la orden que el gobernador Republicano Don Carcieri de Rhode Island firmó para darle poderes a la policía estatal y los empleados de las cárceles para investigar el estatus migratorio de los detenidos, y para obligar a quienes tienen negocios y contratos con el estado a usar el “sistema electrónico de verificación de empleo”, una mezcla estilo Frankenstain de bases de datos de Seguro Social, la Migra, Homeland Insecurity y el FBI, y donde están todos los criminales del planeta, desde Osama Bin Laden hasta el cuate que perdió su caso de asilo político y no se fue de Estados Unidos.

Pero resulta, según el IMP, que la mayoría fue pura llamarada de petate. De los famosos 1059 proyectos, solamente 167 se aprobaron, apenas quince de cada 100. El resto expiraron, fueron rechazadas o siguen pendientes de discusión y/o aprobación o rechazo.

Y por cierto, ni Nueva York ni Texas ni Tennessee se llevaron la medalla de oro por la aprobación de leyes locales de inmigración. El ganador, con 15 leyes locales de inmigración, es Hawai. La medalla de plata le correspondió a Texas, con 11 leyes, y el bronce se lo quedó Arizona, con 9.

Unas de Arena…

Pero lo más cotorro del caso es que el porcentaje más alto de las 167 leyes aprobadas, siempre según el IPM, ¡son favorables a los inmigrantes! Son disposiciones que tienden, según los reportes, a “ampliar y proteger los derechos de este colectivo”.

El 19 por ciento de las aprobadas son para “la expansión de los derechos de los inmigrantes”, y solamente el 11 por ciento “contraen los derechos de este grupo”. Un porcentaje igual son para “la imposición del cumplimiento de la ley”, y en un cuarto lugar hay un 10 por ciento “para regular el empleo de los inmigrantes”.

Más aún, además de haberse aprobado 60 leyes que benefician a los inmigrantes, solamente 10 disposiciones de este tipo fueron rechazadas, el menor número de rechazos en todas las categorías. En comparación, 20 propuestas de “contraer los derechos de los inmigrantes” fueron rechazadas, 19 que “regulan el empleo de los indocumentados” y 18 que pretendían “regular la aplicación de la ley” federal de inmigración (las polimigras, pues).

Como quien dice, el gran pánico del año pasado por las mil y tantas propuestas locales de ley fue solamente eso, parte de la estrategia de generalizar el gran pánico entre la comunidad inmigrante, pero rindió pocos frutos. En palabras de Muzaffar Chishti, director de la oficina del MPI, “Gran parte de la atención del público y los medios de comunicación se centra en los esfuerzos estatales para aumenta la imposición del cumplimiento de la ley o impedir la contratación de inmigrantes indocumentados, pero esto el solamente una parte de la historia”.

Laureen Laglagaron, analista del MPI, agrega que “Es interesante ver que los políticos de estados que tradicionalmente reciben un mayor número de inmigrantes estuvieron más preocupados en introducir propuestas que abogan por la integración del inmigrante que otro tipo de medidas”.

Entre los estados con nuevas políticas pro-inmigrantes destacan Massachusetts, donde se puso en marcha un “plan de integración” para el 14 por ciento de inmigrantes de su estado; Washington, donde se crea un “Consejo de Políticas para los Nuevos Americanos” para darle atención al 12 por ciento de inmigrantes residentes del estado, y un instituto similar en Nueva Jersey que presentará recomendaciones al gobernador sobre los servicios e integración del 20 por ciento de los residentes en el estado que nacieron en otro país.

En resumen, cualquier legislador local anti inmigrante puede presentar alguna propuesta idiota, pero pocas se aprueban. Y si nosotros caemos en el juego de darles publicidad como si fueran hechos consumados, estamos pasando a formar parte de la guerra de pánico que han lanzado en nuestra contra. A fin de cuentas, los hechos son los que cuentan.

Contacto Jorge Mújica Murias at mexicodelnorte@yahoo.com.mx

Return to the Frontpage