November 21, 2008

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Julio Marenco

Al que madruga Dios le ayuda

La vi de nuevo hace pocos días y casi no la reconocí; sentada frente a mi reía y bromeaba sobre su presente y sobre lo que le deparará el futuro. Nada que ver con la mujer que conocí hace cerca de un año en su casa de Stafford, Virginia; deprimida, resignada a ser deportada y a dejar atrás 18 años de vida, a su compañero y a sus dos hijos.

Después de tres meses en una cárcel donde fue puesta junto a criminales comunes tras la denuncia de una empleada del departamento de vehículos motorizados de su ciudad, que la obligó a pagar por el delito de ser indocumentada, Lilian se había abandonado a si misma y estaba dispuesta a firmar la deportación voluntaria, a pesar de tener un historial limpio y no haber usado nunca documentos falsos.

Lilian perdió varias oportunidades de regularizar su situación “por dejada, porque dejaba todo siempre para última hora y pensaba que con no cometer ningún delito nunca me iba a pasar nada” confesó. Ahora, tendrá que presentarse ante un juez de migración.

Su abogado y el consejero migratorio de la embajada de su país consideran que tiene un caso sólido. Pero ella pudo haberse ahorrado el enorme gasto en abogados y todo el dinero que perdió al dejar de trabajar por casi todo un año. Eso sin contar el sufrimiento y la angustia, no solo de ella, sino de su esposo y sus dos pequeños.

Los latinos somos famosos por dejar todo para última hora. Algunos hasta hacemos broma de esa tradición “tan nuestra” de no hacer nunca las cosas a su debido tiempo. Pero esa costumbre nos puede llevar a perder mucho de lo que con tanto esfuerzo hemos ganado en este país como inmigrantes.

Esta nación ha construido gran parte de su grandeza precisamente por la capacidad organizativa que ha desarrollado a través de su historia. El enfrentar las obligaciones a su debido tiempo, te puede ahorrar muchos dolores de cabeza en el futuro.

Si tienes problemas para presentar documentos o hacer pagos en su momento, lo mejor es que te avoques a la institución correspondiente antes de que se venza el plazo y expongas tu situación, de lo contrario sentarás un precedente de irresponsabilidad.

En estos tiempos de inestabilidad económica muchas instituciones ofrecen cierta flexibilidad, pero es importante que la institución esté enterada de que tú tienes el interés de cumplir con tus obligaciones a tiempo. Recuerda que como decían nuestras abuelas, al que madruga Dios le ayuda.

Amigo lector de La Columna Vertebral, para información sobre recursos en tu comunidad llama a La Línea de Ayuda al 1-800-473-3003.

Return to the Frontpage