November 14, 2008

Lila Downs canta con el alma de dos culturas

Por Mariana Martinez

Lila Downs se define a sí misma como un producto de la emigración, una combinación afortunada entre la voz y el sentimiento que ha cautivado a su público desde Grecia hasta Nueva York.

Durante su visita a Tijuana, la artista reflexiona sobre su rol como traductora cultural, su experiencia con el machismo y los errores de la cultura Mexicana, la supervivencia de los pueblos indígenas y el vinculo entre su felicidad y cantar rancheras.

En su más reciente producción, titulada “take away” la artista nos presenta su ya conocida mezcla de influencias eclécticas, con algunos invitados como el ídolo chileno Enrique Bunbury, Gilberto Gutiérrez y la diva argentina, Mercedes Sosa.

Crees que la música que haces viene de una lucha por encontrarte?

Hacer música es un regalo muy especial, porque la música es una cosa misteriosa y me siento honrada de ser parte de ella.

Lo que creo es que el hecho de pertenecer a dos culturas lo he usado como munición, como una herramienta para representar las cosas que están en nuestra historia, no somos un país sino una amalgama de 64 comunidades nativas, que viven hasta el día de hoy en México.

Así que tenemos una relación que muchas veces esta muy cargada de enojo, porque se nos ha prohibido hablar nuestro idioma, ejercer nuestra religión y en esencia, ser lo que somos. Ha sido una lucha constante comprender que mi pelo obscuro no tiene nada de malo, mi piel morena, mis ojos negros.

Que soy hermosa, que no necesito ser blanca para ser hermosa, ha sido un camino difícil de recorrer para mí.

Los extranjeros muchas veces parecen no entender a México, como lo comprendes tu?

México es complejo, para aquellos que vienen de fuera y que no se dan cuenta de los muchos encuentros históricos de los cuales somos producto. Pero el arte es una muy buena manera de conocer a la gente, porque al escuchar su poesía puedes entender que dolores tienen en el corazón, en sus mentes, en su futuro y entonces logras entender a un pueblo.

México es un lugar misterioso, a pesar de nuestras confrontaciones con el occidente, hemos podido mantener vivo nuestro pasado y seguimos aun hoy recreando nuestra identidad.

Espero poder hacer una canción que le de fuerza a mi pueblo, y cuando digo “mi pueblo” me refiero al pueblo mexicano, como indígena pero también como ser humano.

Pero eres mitad norteamericana y casada con un hombre norteamericano.

Creo que soy norteamericana, pero mi alma es más Mexicana y mi Corazón es mas mexicano.

Mi visión y mi necesidad de encontrar la verdad están basadas en una especie de noción luterana de ser honesta y simple, me gusta contar con eso, me hace una persona más feliz, ser más abierta sobre mi propia mexicanidad, es una nueva manera de ser Mexicana.

Creo que tuve muchos problemas con mis novios mexicanos.

Así que también has experimentado los lados negativos de México, como lo es el machismo y la violencia para con las mujeres?

Los lados negativos los conocemos todos.

Vengo de una familia que es muy negativa, toda mi vida he tratado por eso de ser positiva.

Cuando era niña mi mama me decía “no cantas con mucha fuerza, no te esfuerzas suficiente”, así que ha sido muy importante para mi rodearme de gente positiva y por mi parte, intento seguir positiva a pesar de que me entero de muchas cosas tristes que pasan en mi país, -y me refiero a México-, desde esta frontera, especialmente Tijuana, o Oaxaca, que ha estado últimamente marcado por conflictos políticos.

Ese dolor está plasmado en tu trabajo más reciente?

Si, en mi último álbum escribí canciones sobre esta dificultad, no tengo ninguna solución pero si canto puedo ayudar.

Le canto a la justicia diciéndole “donde estas, te busco en las calles, en la televisión, en el periódico, en los juzgados, en el sistema de justicia y no te encuentro”, porque me parece que hay una contradicción en nuestra cultura: queremos estabilidad pero al mismo tiempo nuestra cultura no nos permite esta estabilidad, es complicado porque amo mi cultura muchísimo, todas las distintas tradiciones de México, pero al mismo tiempo, hay muchas cosas que tienen que cambiar.

Que buscas lograr como artista?

Espero que mis canciones le den fuerza a la gente y que logren decir “No voy a seguir soportando, me voy a ir, ser positivo, levantar mi cabeza bien en alto y seguir trabajando duro siendo independiente”.

Cual ha sido tu momento musical más feliz, el género con el que más te identificas?

Soy muy feliz cantando rancheras.

Cuando era más chica no podía identificarme con estas canciones porque son muy fuertes. Hablan de tomar en una cantina, tomar tequila…sus letras son la letra del mexicano, porque son muy trágicas, hablan del amor y de la perdida, el dolor que se tiene al no obtener lo que quieres y sentirse abatido por eso.

Son sobre todo un escape de coraje, descontento, tristeza, creo que en esencia somos un pueblo melancólico que también puede ser muy feliz.

Return to the Frontpage