November 14, 2008

Comentario:

Si al Dream Act; no a las redadas

Por Humberto Caspa, Ph.D

El electorado latino ha sido crucial para la victoria de Barack Obama en las recientes elecciones presidenciales. Sin nuestro apoyo, difícilmente hubiese podido lograr una victoria en algunos estados considerados claves, como Colorado, Miami, Nevada y Nuevo México.

Ahora que Obama está a días de llegar a la Casa Blanca, qué es lo que nosotros, los latinos, esperamos que su gobierno promueva en torno a la cuestión migratoria.

¿Será que pueda elaborar una política que legalice a más de 12 millones de indocu-mentados?

Es probable que muchas personas piensen que soy negativo, pero me parece que va a ser muy difícil, o tal vez imposible, que el nuevo gobierno de Obama gestione algún tipo de amnistía masiva. Por lo menos no lo hará en su primera administración.

Sin embargo, lo anterior no quiere decir que nos quedemos con los brazos cruzados y no exijamos nada a cambio de nuestro apoyo. Existen otras políticas menos controversiales que tienen mejores posibilidades de ser reivindicados en el Congreso.

Recordemos que la Cámara de Representantes, a pesar de no tener el mismo vigor radical antiemigrante, todavía reúne a los peces más retrógrados del partido conservador. Las propuestas del nuevo presidente deben consolidar el apoyo latino y deben también calmar los ánimos reaccionarios de quienes se oponen a este tipo de leyes.

No queremos que Obama, a muy temprano de su administración, se le acaben las “balas” antes de librar la batalla más cruenta con relación al tema migratorio. Yo creo de suceder así, es decir, si se atreve a gestionar una política de regularización de los 12 millones de indocumentados, los grupos reaccionarios tendrían todos los argumentos para formar una coalición fuerte que pondría en riesgo su reelección. A Obama lo necesitamos ocho años; cuatro no son suficientes.

Mientras tanto, en vez de empujar la legalización masiva de 12 millones de indocumentados, hay otras alternativas más tangibles y reales que pueden solucionarse durante los primeros cuatro años de la Administración Obama.

Inicialmente, el nuevo gobierno de debe ordenar la inmediata cesantía de los atracos en los centros de trabajo. Las redadas, como vulgarmente se las conoce, son una violación a los derechos civiles del trabajador y son causa directa de la destrucción de hogares. Los que sufren las consecuencias duras de las redadas son los hijos e hijas de los repatriados.

Con una ordenanza ejecutiva en contra de la radicalidad del servicio de inmigración, el gobierno de Obama estaría cerrando una herida profunda que divide a las familias latinas.

Por otra parte, es importante que nuestros líderes latinos, ahora que existe un Congreso y un Ejecutivo que quiere poner la balanza a nuestro favor, exijan la legislación de un Dream Act o la regularización de miles de niños y jóvenes indocumentados que actualmente atienden escuelas, colegios y universidades nacionales.

Tanto usted como yo, hemos tenido la oportunidad de charlar con muchachos dotados de conocimientos y muchas ganas de salir adelante a través de la educación. Sin embargo, cuando estos jóvenes realizan el trabajo difícil para graduarse, no tienen los documentos necesarios para desarrollarse profesionalmente.

Esa es una de las ironías grandes de las medidas migratorias que agobian a nuestro país. El gobierno les dice a nuestros hijos que pueden ir a la universidad, pero no les otorga el permiso para disfrutar del fruto de su esfuerzo.

Se estima que 67% de los votantes latinos apoyamos a Obama. Precisamente ese porcentaje es uno de nuestros principales capitales políticos. Está claro que sin nosotros, Obama no hubiera podido vencer en algunos estados como Colorado, Nevada, Nuevo México y Miami.

Su gobierno debe apoyar la legalización de los estudiantes y la cesantía de las redadas. La legalización de 12 millones de indocumentados vendrá después. Despacito se llega lejos.

Dr. Humberto Caspa es profesor universitario. E-mail: hcletters@yahoo.com

Letters to the Editor Return to the Frontpage