March 28, 2008

Comentario:

Baile Tapatío de Comercio

Por Israel Ortega

¿Has aprendido los pasos del baile tapatío; bailado en los pasillos del Congreso y a través de la campaña Presidencial? Si respondiste no, la razón tal vez se deba a que no eres un político tratando de estar a favor de mejorar nuestras relaciones con nuestros amigos en Latinoamérica y en contra del libre comercio.

Con menos y menos tiempo para actuar, pronto nos daremos cuenta si los políticos están más interesados en hablar o actuar.

Naturalmente que con nuestra atención en asegurar Irak y el Medio oriente, no nos debería sorprender que los medios de comunicación están prestando menos atención a Latinoamérica en los últimos años. Ese aparente desinterés les ha dado la impresión a nuestros vecinos hacia el Sur que no nos interesa. Claro que la verdad es lo contrario. Acontecimientos recientes en Latinoamérica en Venezuela y Colombia nos recuerda de nuestra proximidad con Latinoamérica y de los sangrientos conflictos que existían diariamente hace solo poco tiempo.

Desde ese entonces, esfuerzos valientes por líderes Latinoamericanos ha resultado en un desarrollo económico y la reducción de corrupción en la región. Y de vez en cuando se presentan oportunidades para agregar a ese éxito.

El tratado de libre comercio con Colombia pendiente bajo el Congreso es una de esas oportunidades. El tratado aumentaría el comercio e inversión entre los Estados Unidos y uno de nuestros más fieles aliados en Sur América: Colombia. Bajo el Presidente Álvaro Uribe y con la ayuda del plan estadounidense “Plan Colombia,” los ciudadanos de ese país han presenciado un éxito impresionante. Los índices de pobreza han disminuido por casi 20 por ciento y las tasas de desempleo se han reducido.

Igual de importante es que a comparación de hace solo un par de años cuando secuestros y crímenes violentos eran ocurrencias normales, hoy menos y menos Colombianos están viviendo con miedo. Y aunque de ninguna manera es perfecta, la mayoría de la gente que visita a Colombia no puede resistir en decir que las cosas han mejorado.

Luchando para mantener las tarifas bajas es importante para atraer inversión y crear nuevos negocios en nuestro país. Y después de ver la implementación previa de tratados de libre comercio y sus efectos positivos en la economía, muchos se preguntaran, ¿porque la oposición?

Críticos contienden que tratados de libre comercio nos cuestan trabajos y rechazan regulaciones ambientales. Pero la verdad es que políticos representando sindicatos y organizaciones ambientales se están dejando llevar y rechazando el sentido común para actuar apropiadamente.

Esto era evidente en los recientes debates Presidenciales en Texas y Ohio. En Ohio, los candidatos se la pasaron criticando el libre comercio, culpándolo por lo mala economía traída por altos impuestos y regulaciones excesivas. Mientras que en Texas, esos mismos políticos se la pasaron evitando el tema, donde los beneficios del libre comercio es más evidente.

Además de los beneficios económicos de los tratados económicos pendientes es el simbolismo del extender nuestra mano de buena fe hacia nuestros amigos en Colombia. Detrás del lenguaje legal y números económicos del tratado es la simple idea que nosotros, los Estados Unidos y su gente, valoramos y respetamos a Colombia como un importante aliado de comercio.

En el más reciente debate transmitido por Univision, los dos candidatos principales para la nominación Presidencial del partido Demócrata recalcaron su intención de fortalecer y mejorar nuestras relaciones con Latinoamérica. Con menos tiempo para actuar con los tratados pendientes, pronto nos daremos cuenta si los políticos están más interesados en la retórica que en la acción.

Israel Ortega es un Asociado de Prensa y Medios de Comunicación y lleva mas de media década trabajando en Washington, D.C. y el Congreso.

Letters to the Editor Return to the Frontpage