March 14, 2008

Caminando por la Tierra

Por Luis Alonso Pérez

“Los seres humanos deben caminar con la tierra no sobre ella.”

Este es el pensamiento que motivó a Rolene Walker, ambientalista de 58 años de edad, a emprender una caminata de dos años y medio que la llevará desde Tijuana hasta Santiago de Chile, con el fin de concientizar a las comunidades de Latinoamérica sobre la importancia de preservar el medio ambiente.

Walker, oriunda de San Francisco, California, buscará emprender una nueva conversación sobre como vamos a salvar las especies y la belleza del mundo donde vivimos.

“No es suficiente tener una respuesta política a este problema, necesitamos que todos veamos al mundo como un espacio sagrado.”


Rolene Walker, derecha, observa a Valeria y Alan Obregon durante una ceremonia de partida para Walker en el marcador fronterizo de EE.UU.-Mexico en Playas de Tijuana. Walker, una Quaquera de San Francisco, empezará una caminata de 2½ años de Tijuana a Santiago de Chile en un esfuerzo de hacer conciencia en temas de la conservación del medio ambiente. Foto por David Maung.

En su recorrido Rolene invitará a las personas a que realicen tres acciones que considera fundamentales para crear un mundo mejor: Plantar 10 árboles, dejar de usar gasolina en los próximos 10 años y apartar 10 minutos cada domingo a las 6 de la tarde para rezar o meditar sobre un mundo bello, limpio y sustentable.

La idea de esta cruzada ambiental surgió hace más de 10 años, pero la planeación verdadera comenzó el año pasado entre los miembros de una organización no gubernamental enfocada al medio ambiente, mismos que han ayudado a desarrollar el plan.

Ahora más de 100 personas han prometido acompañarla en diversas partes de su recorrido de aproximadamente 10 mil kilómetros.

Los ambientalistas planean avanzar 16 kilómetros diarios, aprovechando la primer parte del día para caminar y la segunda parte para reunirse con estudiantes, grupos comunitarios y religiosos para compartir información sobre proyectos ambientales que se están desarrollando en diversas partes del mundo.

“En Bután, en lugar de manejar el producto interno bruto como un índice de desarrollo social, tienen un índice de felicidad y una de las leyes establece que un 60 por ciento del país debe estar constituido por áreas forestales” indicó Walker, entusiasmada de poder aportar ideas como estas a la conversación global sobre la conservación del medio ambiente.

Walker apoyó al Proyecto Fronterizo de Educación Ambiental, un organismo ciudadano de Tijuana dedicado a la enseñanza y conservación del medio ambiente, en la jornada de limpieza costera que realizaron un día antes del inicio de la caminata

Durante la jornada de limpieza recogió piezas de polietileno y colillas de cigarro, lo mismo que recoge cuando limpia las playas en San Francisco.

“Tenemos el mismo problema, así que todos debemos estar comunicándonos los proyectos que hacemos para dar solución a nuestros problemas.”

Durante la ceremonia de arranque de la caminata la mañana del domingo 8 de marzo, Rolene Walker dijo estar muy contenta de empezar su recorrido en México, en particular en Baja Califrnia.

“Hace varios años un amigo realizó un recorrido en bicicleta desde San Francisco hasta Chile y me platicó que los lugares mas hermosos que conoció son las montañas de Perú y Baja California.”

La caminante escribió una carta al Presidente de México, Felipe Calderón para explicarle la idea detrás de su recorrido, ya que considera muy importante decirle a los políticos que sus intenciones son honorables.

Otro de los motivos por los que le emociona iniciar su misión ambientalista en México es porque siente que los mexicanos realmente entienden el motivo de su caminata.

“Cuando hablo de mi viaje con gente en Estados Unidos me dicen que esta bien, pero en realidad piensan que estoy loca, pero en México la gente es más metafórica y sienten la importancia de mi intención.”

Ahora Rolene camina por tierras bajacalifornianas, pero no estará sola, ya que tratará de formar comunidad dondequiera que lleve su mensaje: La tierra es nuestro Jardín del Edén y todos somos sus jardineros.

Return to the Frontpage