March 7, 2008

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Luisa Fernanda Montero

El Cáncer de Seno Mata

Mi primera mamografía a los 21 años fue una experiencia traumática, la plancha de hierro que me presionó el pecho por una serie interminable de segundos me mantuvo alejada de los rayos por más de quince años.

Pero a los treinta y seis cumplidos y a pesar de no haber llegado a los cuarenta - edad en que la mamografía es imprescindible para todas las mujeres - ya no podía darme el lujo de seguir siendo indiferente a una realidad que afecta a millones de mujeres en el mundo: el cáncer de seno.

En el ejercicio del periodismo he escrito, mostrado y contado historias para alentar a las mujeres a superar la barrera del miedo y entregar sus senos indefensos al mamograma, por supuesto, sin autoridad moral alguna.

Como reza el dicho popular, la justicia tarda pero llega, la sensatez también.

Dos de mis familiares más cercanas han sido atacadas por el cáncer y yo misma estuve a punto de ser una víctima más si un examen preventivo oportuno no lo hubiera impedido, así que recapacité, respire profundo y me sometí a la mamografía.

Si, es doloroso y molesto pero la incomodidad de unos segundos, que sumados no llegan a un minuto, no se compara con la cantidad de sufrimiento físico y emocional del que seremos presas si no nos sometemos a un momento de valentía que puede salvarnos la vida.

Si la naturaleza nos ha dotado con el amor, la fuerza, la determinación y la capacidad para dar vida —asunto doloroso de por si— ¿por qué no regalarnos a nosotras mismas un poco de valentía?

La indiferencia y el miedo nos pueden costar la vida.

Si ha tenido un episodio de cáncer de seno en su familia usted puede tener una tendencia más marcada que otras mujeres a adquirirlo y si ha sido fumadora esa posibilidad se incrementa.

En el 2006 más de mil setecientas mujeres hispanas murieron por el cáncer de seno en Estados Unidos, según la Sociedad Americana contra el Cáncer.

De haber sido descubierto a tiempo, el cáncer que mató a esas mujeres pudo haber sido controlado, un auto examen mensual rutinario, una mamografía periódica y un poco de valentía pueden regalarle una vida sana y feliz.

Total, el tiempo vuela y cuando usted se de cuenta, el ratito amargo ya pasó y podrá irse para su casa orgullosa de haber hecho algo, muy bueno por usted misma.

Amigo lector de La Columna Vertebral, para acceder a servicios médicos en su comunidad llame a La Línea de Ayuda de La Red Hispana al 1-800-473-3003.

Return to the Frontpage