July 11, 2008

Comentario:

El Amanecer

Por José Uzal

Colombia vive y disfruta uno de esos raros momentos nacionales en los cuales todos los ciudadanos participan. La liberación de Ingrid Betancourt y 14 de los 700 rehenes que se encuentran en las manos las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia ha sido un triunfo rotundo para Colombia y para el Presidente Alvaro Uribe.

Desde el asesinato de Jorge Eliecer Gaitán en 1948, durante el periodo de la violencia que se conoce como el Bogotazo, Colombia no ha tenido un momento de paz. Ahora se acerca el amanecer de un nuevo día.

Lo que comenzó como una lucha fratricida entre Liberales y Conservadores se transformo a través de los años en una insurgencia alimentada por el narcotráfico y las corrientes de izquierda. Miles de Colombianos han sido víctimas de las tácticas terroristas de la FARC y todos los gobiernos que precedieron al Presidente Uribe trataron de resolver la situación negociando o atacando a la FARC sin resultados positivos.

Lo único que nunca logro la FARC fue sacar a Colombia del cauce constitucional. Contra viento y marea los Colombianos han mantenido su democracia y la continuidad del proceso electoral. La FARC llego a tener mas de 10,000 miembros y a controlar una gran parte de la nación. Aprendieron que un gobierno fuerte seria seguido por un gobierno mas diplomático que les permitiría crecer y consolidarse, este ciclo termino con la reelección de Uribe.

La continuidad de la presidencia permitió mantener la presión sobre la FARC. Este fue el primer golpe fuerte para la guerrilla. Ellos esperaban una nueva administración y la continuación del patrón que después de un gobierno fuerte y agresivo vendría un gobierno que buscaría una solución por medio de la negociación.

Uribe se negó a negociar con las guerrillas; las decapito con la muerte de Raul Reyes y en el proceso desenmascaro al Presidente Hugo Chávez demostrándole al mundo la ayuda que esta le había estado aportando a la FARC.

La operación militar que libero a Ingrid Betancourt y los 14 rehenes fue un éxito pero lo mas significativo de este evento fue que se revelo el estado caótico en que se encuentra la FARC. A no ser por la muerte de Marulanda y Reyes en el lado militar, el cese de la ayuda económica y logística que le brindaba Hugo Chávez a las guerrillas y la ayuda monetaria y tecnológica de EE.UU. al gobierno colombiano, una operación de este tipo no hubiera sido posible.

Uribe no solamente esta a punto de terminar con la FARC pero también esta estableciendo un patrón de lucha y un ejemplo de liderazgo para eliminar las tendencias izquierdistas de los gobiernos Latinoamericanos. El sueño de Chávez de establecer un continente bolivariano con sus petrodólares se tropieza con al pesadilla de un Uribe que demuestra como establecer paz y democracia en el continente.

José R. Uzal (uzal@msn.com) escribe para el Latino Semanal., en West Palm Beach FL, sobre temas de interés para los hispanos parlantes.

Letters to the Editor Return to the Frontpage