July 3, 2008

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Luisa Fernanda Montero

Como disfrutar de unas vacaciones sanas y seguras

Para usted las vacaciones pueden significar, más que un descanso –lo son en raras ocasiones – un simple cambio de actividad; pero para sus hijos son un tiempo encantado de aventuras y desenfados que no olvidarán jamás.

La responsabilidad de darle a sus hijos un tiempo inolvidable, durante estas vacaciones de verano, es suya.

Por eso, hay que pensar en medidas para que este verano sea un verano feliz que contribuya al sano desarrollo de sus hijos.

Así que, para empezar, hay que elegir inteligentemente el lugar – claro, si el bolsillo nos permite escoger - , para pasar los días libres.

Como bien dice el dicho más vale prevenir que lamentar, por eso, debemos darle prioridad a la seguridad de los niños.

Revise las proyecciones climáticas, sea cauteloso y si de aguas azules y calmadas se trata, la precaución debe ser su invitada principal.

El ahogamiento es una de las mayores causas de mortalidad y lesiones en los niños.

¡No pierda a los niños de vista ni un instante!

Asegúrese de la presencia de salvavidas en las playas y piscinas; estas, además, deben tener vallas de seguridad que el niño no pueda atravesar y si decide apostarle a los toboganes, hágalo con mucho, mucho cuidado, son peligrosos.

Revise las correderas y el ajuste de chalecos y flotadores salvavidas, no se confíe.

Para evitar malestares estomacales es prudente darle tiempo al cuerpo para hacer su trabajo digestivo antes de empezar a nadar, cabalgar o realizar cualquier otra actividad física de alguna intensidad.

A la hora de las ciclas, botes, motos y demás, el sentido común es su mejor arma, los cascos y las precauciones propias de cada deporte deben ser usados de acuerdo a las indicaciones pertinentes.

Si viaja en auto, revise frenos, llantas, puertas, cinturones, seguros y demás y evite objetos corto punzantes que puedan causar lesiones o aquellos que sus hijos se puedan llevar a la boca.

Para evitar mareos, si el viaje es corto, no coma y si es largo escoja alimentos ligeros, procure que los pequeños se duerman y evíteles olores fuertes como el humo del tabaco.

No olvide el botiquín de primeros auxilios ni el repelente para los mosquitos y recuerde que los cambios de clima y el exceso de sol exigen ciertas precauciones, evite la insolación y escoja la comida y el agua con sumo cuidado si quiere prevenir una diarrea que pueda convertirse en deshidratación.

De usted depende que sus vacaciones sean un sano momento de esparcimiento familiar, no lo olvide, sus hijos se lo agradecerán.

Return to the Frontpage