July 3, 2008

Método Alternativo Para Adelgazar

Marco A. Romero

Si usted no duerme bien por culpa de la hipoteca y, por añadidura, es cliente cautivo de la televisión nocturna, seguramente estará al tanto de esos anuncios sobre prodigiosos métodos de adelgazamiento que garantizan a la mujer un cuerpo de modelo y al hombre una figura de gobernador californiano, y todo en menos de 30 días, por $29.95 más gastos de envío y una dosis adicional si llama en los próximos 10 minutos y paga con tarjeta de crédito.

Timidez aparte, tal vez habrá efectuado la llamada, aceptado el cargo a la tarjeta y, tres días después, recibido por correo el frasco milagroso con 30 píldoras de polifenoles “capaces de desintegrar las células grasas para que puedan transitar a través de las venas hasta los músculos y ser quemadas por los tejidos”, o al menos así lo dice el comercial televisivo.

Un mes más tarde, el frasco está vacío, si le preguntan que cuánto ha perdido y es honesto, contestará que “$29.95 más gastos de envío, porque de peso nada”. Bienvenido al club de las ilusiones rotas.

Pero no se preocupe, todavía hay esperanza. A como están las cosas con la economía los problemas de obesidad pronto serán cosa del pasado.

Con el precio de la gasolina a más de cuatro dólares el galón usted se verá pronto —si no lo ha hecho todavía—obligado a utilizar la bicicleta como medio de transporte. Los expertos calculan que, a buen paso, usted podría consumir entre 600 y 800 calorías por hora mientras se dirige a su trabajo montado en bicicleta.

A 65 centavos las conchas y a 55 los bolillos, birotes y teleras usted podría verse obligado por la carestía a eliminar de su dieta el pan mexicano evitando la ingesta de hasta 225 caloría por pieza. Los tacos de 2 dólares y las hamburguesas de a 6 han dejado de ser una tentación al paladar pero también una amenaza a la silueta. Eso sin contar que la hipoteca ya es motivo suficiente para espantar el hambre.

Tengo algunos amigos que se han sometido a este novedoso régimen de calorías con excelentes resultados para su salud…y para su economía.

En fin, que a dieta tan rigurosa, lo más probable es que uno acabe recobrando la figura humana antes de las elecciones de noviembre.

Y si a pesar de todo, usted no ha sido capaz de adelgazar, entonces no tiene remedio, hágase a la idea de vivir gordito, siéntase feliz con sus lonjitas y lúzcalas sin rubor.

Return to the Frontpage