January 18, 2008

Comentario:

No tienen idea

Por José R. Uzal

Los candidatos a la presidencia han decidido hacer la inmigración ilegal uno de los principales temas de la contienda electoral. El problema es que ninguno de los candidatos, sin importar su afiliación, tiene la menor idea de cual es el problema y menos de cómo solucionarlo. Ninguno osa denunciar la construcción de una muralla inútil y contraproducente en la frontera sur. Todos enfocan el debate en dicha frontera pero no proponen una reforma migratoria. No entienden que el problema de los indocu-mentados y la reforma migratoria son dos temas diferentes.

Hasta el momento el debate ha sido básicamente cómo expulsar o cómo explotar a los mexicanos y a todo aquel que entró por la frontera sur. El debatir una propuesta que no reforme el sistema migratorio, que solo tome en consideración un grupo y una frontera y que no indique de donde van a venir los fondos para ponerla en vigor, es demostrar ignorancia o cinismo.

El poeta ingles Lord Tennyson dijo: no hay peor traición que una buena acción con mala intención.

Una “buena acción” sería debatir la seguridad de “todas las fronteras”, controlar el flujo de extranjeros, agilizar el otorgamiento del asilo político, modernizar la burocracia que fiscaliza la inmigración, determinar las necesidades del país para atraer a los profesionales que se requieren, hacer cumplir las leyes vigentes y castigar severamente a los patronos que no las cumplan. Identificar el número real de indocumentados y proveer los fondos necesarios para implementar todas estas acciones. La “mala intención” es debatir soluciones que solo toman en cuenta una frontera y un grupo.

Ninguno de los candidatos demuestra conocer que la Oficina del Presupuesto del Congreso y varios otros grupos que estudian esta materia indican que solo el 46% de los indocumentados entran por la frontera sur de Estados Unidos. El 54% entra legalmente por todos los puertos de entrada y se quedan aquí al caducar sus visas. Aparentemente tampoco saben que es fácil quedarse en EE.UU. porque 85% del presupuesto para el control de la inmigración se usa, por razones políticas, en la frontera sur.

El vacío creado por la falta de liderazgo por parte de la administración ha empujado a los Estados a considerar y en algunos casos implementar sus propias leyes migratorias. En el 2007 se implementaron 244 leyes u ordenanzas en 46 Estados. La inmigración y el control de las fronteras es una tarea federal que no se debe relegar a los Estados. Los candidatos no parecen estar concientes de que fragmentar el problema no es la solución.

José R. Uzal (uzal@msn.com) escribe para el Latino Semanal., en West Palm Beach FL, sobre temas de interés para los hispanos parlantes.

Letters to the Editor Return to the Frontpage