January 11, 2008

Un Año Nuevo Trae Nueva Esperanza Para Educación Temprana

Por Gregory Taylor

Año Nuevo es una oportunidad para refleccionar en dónde hemos estado, lecciones aprendidas, y cómo podemos mejorarnos en el futuro.

Desafortunadamente, muchas resoluciones que intentan ayudar al triunfo de nuestros hijos en la escuela ya se han roto.

Cada año, aproximadamente un tercio de niños americanos entran en el kindergarten no preparados a aprender. Muchos nunca lo hacen. Esa importante puerta al aprendizaje ya está, efectivamente, cerrada. Las razones por qué son complicadas, aunque ésto si es claro: los sistemas múltiples – desde la familia hasta las escuelas y el gobierno – que deben soportar a los niños con frecuencia fallecen a hacerlo.

Sin embargo, hay esperanza. Investigaciones sugieren que invertir en educación temprana es la mejor inversión que podemos hacer para el futuro de EE UU.

Estudios del Instituto de La Medicina y el Consejo Superior de Investigaciones y otros nos dicen que la brecha de logros para los pobres y los desfavorecidos niños está creada en los primeros cinco años de sus vidas. El cerebro de un jovencito funciona de acuerdo con el principio de “tómalo o déjalo,” y los sinapsises no usados ni estimulados temprano están descartados.

Los primeros cinco años que lleva un niño en el hogar constituyen los años más importantes de su vida. Los primeros cuatro años en la escuela son el segundo más importante. Y la transición de la casa y la comunidad a la escuela puede ser la transición más importante de su vida.

Pero en la mayoría de los distritos escolares hay poca interacción entre guarderías locales, proveedores de educación temprana y el sistema de educación pública. Transiciones del kindergarten generalmente consisten de sesiones de recepción para los padres. Raramente hay una alineación entre enseñanza o currículo o coordinación de maestros y padres.

Afortunadamente, la situación ha empezado a cambiar. En el 2006, la educación temprana fue nombrada una prioridad legislativa por 24 gobernadores, comparada con 17 en 2005. Algunos estados como Washington han creado nuevos departamentos dedicados a la educación temprana.

Para apoyar los esfuerzos de los estados, muchas fundaciones nacionales (incluyendo la Fundacón de W.K. Kellog y la iniciativa SPARK – Apoyando Asociaciones para Asegurar Niños Preparados), así como investigadores en la academia y el gobierno federal, han lanzado una iniciativa de instrucción de sistemas que unen padres, educadores, proveedores de servicios de educación temprana, y sus comunidades. Una gran parte de este tipo de pensamiento basado en la comunidad es el movimiento a escuelas preparadas. En comunidades tan diversas como Miami, FL, y el condado de Gwinnett, GA, donde SPARK ha hecho inversiones, estamos empezando a ver cambios positivos.

Al inicio del 2007, las escuelas públicas del condado de Gwinnett (el distrito escolar más largo en Georgia y el número 20 en el país) adoptaron y patrocinaron el modelo transicional SPARK para Georgia. Utilizando fondos federales Titulo I para implementar el destacado programa a nivel nacional “Padres como Maes-tros” ha resultado en incrementos en habilidades de preparación para la escuela (incluyendo motricidad fina, destrezas para resolver problemas, y socialización); mejoría en la participación de los padres y liderazgo en educación temprana y en las escuelas (padres que han participado en el Instituto de Liderazgo Paternal y quienes ahora sirven como cátedras en siete comités); y asistencia parental en clases de GED y ESL.

En Miami, nuestra iniciativa ha identificado una falta de alineación en expectativas entre escuelas primarias y guarderías. Apoyo para un aumento en el número de centros acreditados dirigido eventualmente al éxito en crear un sistema de clasificación de calidad que además alínea las expectativas en cuanto a la educación temprana y los primeros grados y que incluye criterio para estas transiciones importantísimas.

En el pasado, la carga cayó primariamente en los niños y padres para prepararse para la escuela. Pero este enfoque de “calle de dos vías” ayuda a plasmar escuelas para que estén preparadas para recibir y servir a todos los niños. Algunos elementos adicionales de este enfoque incluyen investigación de niños con retrasos de desarrollo y problemas de salud que impiden el aprendizaje; ayudando a padres y a familias en su papel como maestros primeros; y obteniendo el compromiso de organizaciones de apoyo de niños, negocios, y agencias estatales a dar más recursos a la educación temprana – porque una inversión ahora significa ahorros más tarde.

Enfocar en el periodo crucial de aprendizaje de nacimiento hasta los primeros grados, podemos también asegurar el éxito de programas existentes como Ningún Niño Queda Atrás, ahora esperando reautorización por el Congreso. Políticos de todos los niveles deben continuar proveyendo herramientas y flexibilidad para cultivar nuevas estructuras, prácticas, y programas para apoyar la educación temprana de bebés y niños. Esta es una revolución del año nuevo que debemos preservar. Millones de niños confían en nosotros.

Taylor es el Vice Presidente de Programas para Jóvenes y Educación de la Fundación W.K. Kellogg. En Marzo 2007 el testificó ante el U.S. Senate Committee en una audiencia Financiera.

Return to the Frontpage