January 4, 2008

México del Norte
Por Jorge Mújica Murias

El Award al más Brutish

Me cai que este año hay que inventar un premio al gringo anti inmigrante más bruto. Habrá que darle un nombre, y de recompensa al ganador sugiero mandarle un diccionario con el origen de las palabras.

Con la reciente fiebre anti inmigrante, se podría dar uno a la semana por lo menos. De hecho hay algunos premios similares, como el que le negaron hace unos días a George Bush, concedido al personaje público con la forma más confusa de hablar. El ganador, según los organizadores, no podía ser Bush, porque se equivoca todo el tiempo, así que se lo dieron a un entrenador inglés de fútbol.

El caso es que aquí van los primeros ganadores del premio, escogidos personalmente por mí en las últimas dos semanas del 2007.

El primero va para Joe Vento, dueño de un changarro de sándwiches con queso en la 9ª y Passyunk, en South Philadelphia, con el nombre de Geno’s Steaks. Vento, a pesar de su italianísimo apellido decidió poner un letrero en su changarro que dice “Esta es América: Cuando ordene, por favor hable inglés”. Vento dice que entiende que “este país es una olla de fundición” (o “melting pot”, pues), pero que “lo que lo hace funcionar es el idioma inglés”. Agrega que “No soy estúpido, nunca pondría un letrero que perjudique mi negocio”.

La Comisión de Relaciones Humanas de Filadelfia no piensa que Vento sea estúpido, pero si discriminador, y se lo llevaron a Corte. El caso está pendiente.

Pero yo sí creo que Vento es estúpido (palabra suya, no mía), porque si la gente habla inglés no podrían ordenar lo que vende.

Queso (cheese), es una palabra proveniente del Urdu, idioma de la antigua Persia, hoy Irán, chz. Bistek (steak), es una adaptación del inglés antiguo “steike”, pero originalmente es del Noruego Antiguo, “steik”. Así que si sus clientes piden un sándwich de “Steak & Provolone Cheese”, una de sus especialidades, pues están hablando todo menos inglés.

Por cierto, Joe le puso Geno a su hijo, igual que a su changarro. Geno viene del latín “gene”, a su vez del griego “genos”, que significa “raza” y “descendiente”. Ahí si le atinó Joe… Y no me malentienda el lector: no es que todo el mundo sepa de dónde vienen todas las palabras. Bastaría saber que vienen de otros idiomas…

La medalla de plata

La medalla de plata va para el Republicano de Woodbridge, en Virginia, Scott Lingamfelter. Este señor de apellido tan complicado, por cierto al parecer de origen hindú y que quiere decir (según el diccionario American Heritage) “un falo estilizado y reverenciado como símbolo del dios Shiva”, metió al congreso estatal una propuesta de “English Only”, para que los servicios de las agencias y todos los gobiernos del estado se hagan es este idioma.

Volantes, anuncios, memoranda y por supuesto el sitio Web del estado deberán estar en inglés, y quedará prohibido ponerlos en ningún otro idioma. Este bruto dice que durante su última campaña electoral se topó con mucha gente que le preguntó “por qué los inmigrantes no pueden hablar inglés”, y “¿por qué yo tengo que presionar el número 1 para hablar en inglés cuando quiero un servicio?”

A la mejor el señor del fálico apellido no supo la respuesta a la segunda pregunta, pero es bastante simple: hay que apretar el 1 para inglés porque la mayoría de los servicios telefónicos estos días están ubicados en la India, donde miles de jóvenes multilingües contestan las llamadas de cientos de miles de clientes de todo el mundo, incluido por supuesto Estados Unidos, porque los dueños de las corporaciones gringas se ahorran cientos de millones de dólares en salarios que aquí, con operadores monolingües, les saldrían más caros. Los inmigrantes no tenemos nada que ver con el “presione el 1”.

La propuesta del señor del sexualmente sugerente apellido es apoyada, por gente como Greg Letique (apellido absoluta y definitivamente del Latín), jefe del grupo anti inmigrante “Ayuden a Salvar a Manassas”, quienes la ven como “una ley compasiva” porque “si no te puedes comunicar quedas relegado a una subclase para siempre”, y hace a los inmigrantes “vulnerables al fraude y abuso”. Será que la ley aclara que los documentos de las cortes, la policía, del sistema de salud y de las escuelas quedan exceptuados de ser “English Only”. O sea, lo indispensable…

Por eso este cuate se lleva el segundo lugar del premio al más bruto, por una ley inútil pero anti inmigrante.

Por cierto… “brutish” es una adaptación del Inglés Antiguo de una palabra del Francés Antiguo derivada, a su vez, del Latín brutus… y quiere decir “estúpido”.

Contacto Jorge Mújica Murias at mexicodelnorte@yahoo.com.mx

Return to the Frontpage