February 29, 2008

Bajas temperaturas amenazan a migrantes

Por Luis Alonso Pérez

Las bajas temperaturas en las montañas del sur de California cobraron la vida de una mujer mexicana que intentaba cruzar la frontera sin documentos.

Ahora su familia enfrenta la misma tragedia que han vivido miles de latinos, cuando un ser querido muere en su búsqueda del sueño americano.


El cuerpo de Catalina Cruz será trasladado a Guerrero donde su familia le dará santa sepultura.

Una fuerte helada puso fin a la vida de Catalina Guzmán, una mujer de 25 años, que intentó atravesar las montañas del sureste de San Diego durante los días más fríos de este invierno.

La joven mujer, originaria de Metepec, Guerrero, dejó huérfano a un niño de dos años de edad y un enorme vacío en su familia, que esperaba reencontrarse con Catalina, después de 5 años sin verse.

“Recibí una llamada el domingo a la 1 de la mañana diciéndome que la habían dejado en el cerro, sola, sin ayuda de nadie, en un lugar donde no pasaba gente ni carros porque nadie la auxilió. Teníamos la esperanza de que ella estuviera viva, pero desgraciadamente Dios se la llevó”, señaló Irma Guzmán, hermana de Catalina.

El grupo de rescate, Angeles del Desierto, acudió a su búsqueda al recibir una llamada de auxilio del hermano de Catalina, pero durante la búsqueda fueron sorprendidos por una tormenta de nieve que puso en riesgo las vidas de los 7 rescatistas voluntarios.

“Cuando volteamos para atrás ya todo estaba blanco. Ya después, al último, nos íbamos hundiendo en la nieve y ya no podíamos caminar, así que tuvimos que abortar inmediatamente” relató Rafael Hernández, comandante del grupo de rescate Ángeles del Desierto.

Al siguiente día las condiciones climáticas les impidieron el acceso, por lo que tuvieron que aplazar su búsqueda otro día más. Para cuando dieron con Catalina, ella había fallecido a causa de hipotermia.

“Lamentamos tremendamente cada muerte y cada vida puesta en riesgo” expresó Mario Cuevas, cónsul de protección de la jurisdicción de San Diego.

“Hacemos un llamado a los connacionales a que tengan cuidado al intentar cruzar por zonas de alto riesgo” agregó.

En lo que va del año el Consulado General de México en San Diego ha documentado 4 casos de migrantes que han muerto en la región en su intento por internarse ilegalmente a este país.

En el 2007 fueron registrados 29 casos, mientras que en el 2006 se documentaron 39. Las principales causas de muerte son las severas condiciones climáticas y el sobreesfuerzo realizado durante las largas caminatas en las zonas desérticas o montañosas.

Pero no todos los intentos de rescate de migrantes terminan en tragedia.

Un grupo de 10 mexicanos, que al igual que Catalina intentó cruzar hacia Estados Unidos por la zona montañosa, fue rescatado de una tormenta de nieve el pasado jueves 14 de febrero por elementos del Grupo BETA de protección al migrante.

“Yo no sentía mis pies cuando caminaba (sobre la nieve)” comentó Tania Esquivel, una de las migrantes rescatadas.

“Mi papá me dijo que no me quedara dormida, porque si lo hacía me iba a quedar congelada. Fue cuando llegaron por nosotros” expresó la migrante, aliviada de estar con vida en las instalaciones del Grupo BETA de Tecate.

Sin embargo Catalina Guzmán no corrió la misma suerte. Ahora sus hermanos tratarán de sobrellevar esta gran pérdida y seguir trabajando para dar lo mejor a sus familias.

Su cuerpo será trasladado a Guerrero, donde su familia le dará santa sepultura, mientras que en los siguientes días los Ángeles de la Frontera visitarán el sitio donde falleció para colocar una cruz en su memoria.

“Tenemos por quién vivir, por nuestros hijos, para dar una mejor vida a nuestros hijos ya que nosotros no la tuvimos. Seguimos siguiendo el sueño americano a Estados Unidos, pero solamente nos encontramos con la muerte a mitad del cerro” expresó Irma Guzmán.

Return to the Frontpage